El día en que Puigdemont no fue a trabajar porque tenía cita en su salón de belleza
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

El día en que Puigdemont no fue a trabajar porque tenía cita en su salón de belleza

El expresidente de la Generalitat ha estado acudiendo periódicamente durante estos cuatro años en Waterloo a la misma peluquería, un salón de belleza unisex ubicado en una arteria principal de la localidad belga

Foto: Carles Puigdemont, esta semana, en el Parlamento Europeo. (EFE)
Carles Puigdemont, esta semana, en el Parlamento Europeo. (EFE)

Carles Puigdemont tiene este lunes una cita con la Justicia italiana en la isla de Cerdeña que puede obligarle a despedirse definitivamente de su mansión en Waterloo, en la que ha vivido durante los últimos cuatro años. Si el magistrado del Tribunal de Apelación de Sassari que se pronunciará sobre su estatus jurídico acaba autorizando su entrega a España, como reclama el instructor del procedimiento sobre el 1-O, Pablo Llarena, el expresidente de la Generalitat no solo tendrá que decir adiós a su casa.

Durante estos años de huida de la Justicia española, el expresidente catalán ha estado acudiendo con regularidad a un salón de belleza de la localidad belga que se ha convertido en su peluquería de confianza. Se llama Axel C y se encuentra en la Rue de la Station, una de las arterias principales del municipio y a solo 17 minutos caminando y tres minutos en coche de la sede del Consell per la República. En esa peluquería unisex se retoca periódicamente Puigdemont su característico peinado.

Foto: Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo el 27 de septiembre. (EFE)

El 'expresident' también acude al salón de belleza en horario laboral, como revelan los mensajes de Signal interceptados en la operación Voloh por la Guardia Civil a su mano derecha, Josep Lluís Alay, actual director de su oficina, un cargo institucional por el que recibe un salario público de la Generalitat. El jueves 16 de julio de 2020, Alay preguntó a Puigdemont si tenía pensado ir al día siguiente a trabajar al Parlamento Europeo. Quería cerrarle una cita con TV3, pero en su agenda aparecía que esa jornada, por la mañana, tenía una reunión con un tal “Axel”.

Alay preguntó por ese encuentro para averiguar si entorpecía la cita con TV3. Pero Puigdemont respondió instantes después que, en realidad, Axel no era una persona, sino el nombre de su peluquería en Waterloo. El 'expresident' no fue al día siguiente a trabajar al Parlamento Europeo. Tenía que cortarse el pelo en un local que, después del lunes, puede no volver a visitar nunca más.

Carles Puigdemont Pablo Llarena Guardia Civil
El redactor recomienda