El aquelarre de Yolanda Díaz y sus meigas no llegó a Benidorm
  1. España
  2. El Confidente
El Confidente

El Confidente

Por
EC

El aquelarre de Yolanda Díaz y sus meigas no llegó a Benidorm

No hubo alusiones en el congreso del PSPV al acto de Valencia con Oltra, García y Colau. Ni de Sánchez ni de Puig. Los socialistas quemaron su propia hoguera en la disco del hotel

Foto: Díaz, Hamed, Oltra, García y Colau, de espaldas, en el acto de Valencia. (EFE)
Díaz, Hamed, Oltra, García y Colau, de espaldas, en el acto de Valencia. (EFE)

Primero fue María José Catalá, la número dos del PP valenciano, que calificó de "aquelarre feminista" la reunión en el Teatro Olympia de Valencia de la vicepresidenta Yolanda Díaz con Mónica Oltra, Ada Colau, Mónica García y Fátima Hamed. El apelativo tuvo respuesta de la lideresa de Compromís en forma de "mejor bruja que inquisidora". También la portavoz de Más Madrid ironizó sobre el escenario diciendo que nunca había estado en un aquelarre, pero que si eso era el acto en el que ella estaba participando, pues la experiencia no estaba nada mal.

El líder popular Pablo Casado volvió a ver en el encuentro convocado por Iniciativa de Poble Valencià, el partido de Oltra, otro intento de 'sabbat', "un aquelarre peligroso para el PSOE", dijo este domingo desde Puertollano.

Foto: Las lideresas de izquierda en el acto de Valencia. (EFE/Ana Escobar)

Donde casi ni se mentó la cita fue en Benidorm, plaza elegida por los socialistas para celebrar su 14º Congreso del PSPV-PSOE desde el viernes hasta ayer. Ni el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ni el barón valenciano, Ximo Puig, hicieron ninguna alusión pública durante las tres jornadas al evento de Yolanda Díaz. Si acaso algún comentario en 'off' de los cuadros socialistas sobre la inconveniencia de que la ministra de Trabajo y Oltra pactasen celebrar su encuentro coincidiendo con su congreso, o los chascarrillos sobre las razones que llevaron a la dirigente de Compromís a ausentarse hasta en dos ocasiones del escenario del Olympia por sentirse indispuesta.

La única hoguera que se quemó en Benidorm, y solo metafóricamente, fue la de la discoteca del Hotel Bali, anfitrión del cónclave, que los asistentes exprimieron hasta casi el amanecer en las dos noches congresuales. Lo bueno que tienen los congresos en los que casi nadie se juega nada es que pueden concentrarse los esfuerzos en el 'networking' nocturno.

Pero aunque Sánchez y los socialistas pretendan hacer como que no existe, lo cierto es que el movimiento de creación de una plataforma política en el que trabaja Díaz, como las meigas gallegas, haberlo haylo. Y en el PSOE vigilan con inquietud su evolución. Tan bien puede venirles que se movilice el electorado a su izquierda para evitar una mayoría de derechas como que la nueva opción pospodemista termine por hacerles un boquete en el electorado. Y esto, más que un aquelarre, es una verdadera paradoja.

Yolanda Díaz Benidorm Ximo Puig