Fin del 78 y fin de la legislatura

La aplicación del 155 abre un abismo de realidades paralelas en Cataluña y en el resto de España y heridas muy difíciles de cerrar

Foto: Reunión del Consejo de Ministros.  EFE Juan Carlos Hidalgo ---POOL---
Reunión del Consejo de Ministros. EFE Juan Carlos Hidalgo ---POOL---

No es un 155 blando porque no hay 155 blando. Es un artículo excepcional, justificado o no, pero excepcional y, por eso no puede ser blando. Es muy duro para la democracia y para el proceso que se inició en 1978.

Con su aplicación se pone fin casi definitivo a una parte del régimen constitucional de 1978, en el que hubo acuerdos cruzados y uno de ellos fue el cerrado entre los nacionalistas y los partidos del Estado. Al menos eso, que empezó a romperse con el trámite del Estatut, queda ahora liquidado y se establecen dos realidades casi paralelas en Cataluña: la del poder que asumirá Mariano Rajoy en Cataluña y la de los nacionalistas, independentistas, soberanistas y otros catalanes que puedan entender que el 155 es algo parecido a una invasión. Alguien debería ponerse cuanto antes a pensar en el diseño futuro, dando por superada esta fase y sin negarse de nuevo a abrir ese debate, que podía haber sido más fácil de completar hace unos años.


El 155 es una especie de medicina muy dura que provoca efectos secundarios que podrían ser más graves incluso que los que pretende evitar. Lo más terrible es que desde Cataluña puede verse como una agresión lo que en el resto de España se ve como una necesidad para poner fin a la irresponsabilidad de Puigdemont. Ese desencuentro es precisamente el problema, porque nadie sabe si la brecha entre las razones de cada uno es recuperable. En Cataluña se ve como un golpe de Estado y una especie de Gobierno de Vichy y en el resto de España parece claro que el golpe de Estado es lo que hacía la Generalitat.

¿Qué ocurre ahora? ¿Cómo se imponen estas medidas? ¿Cuánta gente será sancionada o condenada?

Fin del 78 y fin de la legislatura

Hay dudas, además, de si es posible con el 155 convocar elecciones desde La Moncloa, pero eso solo lo revisará el Tribunal Constitucional dentro de mucho tiempo y, previsiblemente, lo validará. No es probable que ocurra como cuando en 1936 el Tribunal de Garantías anuló la disolución de la Generalitat, tras la proclamación en 1934 del Estat Catalá.

Muchas más dudas genera qué ocurre si dentro de seis meses esos partidos nacionalistas e independentistas deciden no presentarse a unas elecciones que no admiten como legítimas. Y, si se presentaran se avanza hacia otro terreno desconocido porque podrían aumentar su mayoría esos partidos y, por tanto, podrían volver a intentar un proceso independentista. También puede ser imprevisible para el PSC, visto en una parte importante como colaboracionista. Y duro para el PSOE, al que se le quiebra la estategia previa de Pedro Sánchez y la posterior basada en una comisión de reforma constitucional que ahora no parece viable.

El 155 es una especie de medicina muy dura que provoca efectos secundarios que podrían ser más graves incluso que los que pretende evitar


Se lleva por delante el 155 también la legislatura, porque no es posible acuerdos para Presupuestos, hace difícil que el PSOE acuerde con otros grupos y, quizás, las elecciones generales podrían ser el otoño de 2018. Y desde entonces abrir un proceso de reforma constitucional amplia, aunque seis meses son un mundo. Mientras, las consecuencias económicas serán muy negativas para todos.

Sólo hay una vía para evitarlo que es que Puigdemont convoque elecciones autonómicas antes del pleno del Senado del viernes. Que no caiga en la tentación de impulsar antes una declaración de independencia que, además, le puede llevar a prisión por rebelión. Hasta aquí nos ha llevado y aún nos puede llevar mucho más lejos.

El patio del Congreso

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios