Carolina Darias, una ministra sobradamente preparada
  1. España
  2. El patio del Congreso
Fernando Garea

El patio del Congreso

Por

Carolina Darias, una ministra sobradamente preparada

La nueva titular de Sanidad ha sido descalificada por falta de preparación, pese a tener una de las trayectorias de gestión pública más prolongada de la política española

placeholder Foto: La nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, recibe la cartera de manos Salvador Illa. (EFE)
La nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, recibe la cartera de manos Salvador Illa. (EFE)

En España ninguno de los actuales aspirantes a presidente del Gobierno ha gestionado nada jamás en su vida. Pablo Casado (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Santiago Abascal (Vox), líderes de los partidos de la oposición, no han tenido cargos de gestión pública en su vida y, en teoría, aspiran a presidir el Gobierno.

Además, el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó al cargo más importante de España (exceptuando los que se ocupan por tener el apellido Borbón) sin más experiencia de gestión que una concejalía de la oposición en Madrid. Igual que el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que accedió a la Vicepresidencia del Gobierno sin haber gestionado nada en la administración pública. Incluso, ninguno de los cinco ha aprobado ninguna oposición para puestos de gestión de la Administración, con el único matiz de la docencia en el caso de Iglesias.

Pues, a pesar de esta característica diferencial de la actual democracia española en estos días, se polemiza, se habla y se escribe sobre la supuesta falta de preparación de Carolina Darias para ser nombrada ministra de Sanidad. Se la descalifica a pesar de que su currículum de gestión pública está muy por encima del de la media de políticos y altos cargos. De hecho, esa trayectoria de gestión pública es de las más consistentes del actual Gobierno.

Está por ver si será buena o mala ministra de Sanidad, más aún en plena tercera ola de pandemia y con un proceso en marcha de vacunación criticado. Pero cuestionar su experiencia y capacitación previa carece de sentido y, además, tiene un cierto punto de machismo, en la medida en que no se juzga de esta forma a hombres que son nombrados ministros. Por ejemplo, no se cuestionó que José Luis Ábalos asumiera el ministerio que gestiona el presupuesto más elevado, pese a carecer de experiencia de gestión pública.

Tener currículum no garantiza ser buen ministro, de la misma forma que no tenerlo no incapacita para dirigir un ministerio, pero es que, además, en este caso no es cierto que no lo tenga o que carezca de peso para su cargo.

Foto: La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE)

Además de alta funcionaria en la Consejería de Industria, Darias ha sido: concejala del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria (1999-2004); subdelegada del Gobierno en Las Palmas (2004-2008); delegada del Gobierno en las Islas Canarias (2008-2011); consejera del Cabildo Insular de Gran Canaria (2011-2015); portavoz del Grupo Socialista en el Cabildo Insular de Gran Canaria (2011-2015); diputada por Gran Canaria en el Parlamento de Canarias (2015-2019); presidenta del Parlamento de Canarias (2015-2019); consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias (2019-2020), y ministra de Política Territorial y Función Pública (2020-2021).

Y en su actividad profesional en la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias, ha sido jefa de sección y servicio en: Cooperación con Corporaciones Locales en la Viceconsejería de Administración Territorial, Consejería de Presidencia, desde 02/01/89 hasta 23/07/90; Promoción Comercial en la Dirección General de Comercio y Consumo, Consejería de Economía y Comercio, desde 24/07/90 hasta 20/12/91; Asuntos Económicos y Presupuestarios en la Secretaría General Técnica de la Consejería de Industria, Comercio y Consumo, desde el 20/12/91 hasta 30/12/92; Oficina Presupuestaria en la Secretaría General Técnica de la Consejería de Industria, Comercio y Consumo, desde el 01/01/93 hasta 21/04/94; Gestión Presupuestaria en la Secretaría General Técnica de la Consejería de Industria, Comercio y Consumo, desde el 21/04/94 hasta 02/03/99; Técnico Sectorial Puesto Singularizado en el Gabinete de la Dirección General de Planificación, Presupuesto y Gasto Público, desde el 03/03/99 hasta el 30/08/99; Gestión Presupuestaria en la Secretaría General Técnica de la Consejería de Industria, Comercio y Consumo.

Foto: La nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE)

Es decir, ha pasado literalmente por todos los estamentos de la Administración Pública: la local, la regional, la autonómica y la estatal. Con menos años de trayectoria tiene, de hecho, mucho mejor currículum en la gestión pública que el que tuvo en su momento Mariano Rajoy antes de llegar al Gobierno y, sin embargo, en todos los perfiles se destacaba la gran experiencia del exlíder del PP en todos los escalones de la estructura del Estado. Era el paradigma de carrera de servicio al Estado con experiencia sobrada en todas las administraciones.

El siguiente debate es si para ser ministra de Sanidad es necesario ser médico o sanitario, lo que podría extenderse a otras áreas para exigir que los ministros de Fomento (Obras Públicas o Transportes, según otras denominaciones) deban ser ingenieros de Caminos o que los de Interior deban ser policías o guardias civiles o los de Defensa, militares. Para resolver este debate se puede mirar retrospectivamente para ver, por ejemplo, que Ernest Lluch, el ministro que universalizó la Sanidad, era economista; que el PP ha tenido ministros de Sanidad como Ana Mato, Dolors Montserrat o Alfonso Alonso que tampoco eran médicos ni tenían relación alguna con la salud o que José Luis Rodríguez Zapatero nombró a Bernat Soria por ser científico y su paso por el Ministerio no es recordado precisamente por su brillantez.

De la misma forma parece demostrado que ser astronauta no garantiza ser buen ministro de Ciencia, ni ser profesor universitario ser buen titular de Universidades, según las valoraciones que la oposición hace de los titulares actuales de esos departamentos.

Los ministros de Sanidad no curan, gestionan y toman decisiones políticas.

Foto: El secretario general del PSC, Miquel Iceta. (EFE)

Incluso, la retrospectiva lleva a poner de manifiesto que un filósofo sin experiencia de gestión ha sido ministro de Sanidad en el peor momento en siglos para serlo y, sin embargo, su valoración en las encuestas es de las mejores entre los políticos en España, su candidatura es temida por los adversarios en las elecciones y los sondeos muestran un efecto de empuje hacia arriba para el PSC en las catalanas del 14 de febrero.

Ser ministro es gestionar recursos y para eso está sobradamente preparada quien ha gestionado todos los recursos de una comunidad autónoma; es coordinar equipos y eso lo ha hecho en diferentes cargos; es negociar y de eso tiene experiencia en cargos como, por ejemplo, la Presidencia del Parlamento de Canarias y es tomar decisiones políticas con la opinión y los informes de los expertos y eso lo ha hecho antes.

Otra cosa es si es conveniente un relevo en Sanidad en este momento, pero ese es otro debate ajeno a la preparación y el currículum de Carolina Darias. En todo caso, hace meses que participa en todas las reuniones y comisiones en las que se toman decisiones sobre el coronavirus, codo con codo con Illa.

Se la podrá juzgar por lo que haga a partir de ahora, pero no parece que se le pueda juzgar por lo que es.

Carolina Darias Pandemia Mariano Rajoy Alfonso Alonso José Luis Rodríguez Zapatero Guardia Civil Gasto público PSC José Luis Ábalos Sanidad pública Vacunación Machismo Partido Popular (PP) Gran Canaria Canarias Bernat Soria Administraciones Públicas
El redactor recomienda