Barcelona, desde fuera

Hasta una independentista empedernida, la escocesa Nicola Sturgeon, nos hace mejor prensa a los españoles que nuestros políticos y diplomáticos

Foto: Centenares de personas arrojaron este domingo bolsas de basura frente a la Delegación de Gobierno. (EFE)
Centenares de personas arrojaron este domingo bolsas de basura frente a la Delegación de Gobierno. (EFE)

Los españoles, incluidos los catalanes, estamos de suerte: en un mundo en el que el presidente de la primera potencia mundial y su abogado personal se han dedicado a ofrecer ayuda militar a Ucrania a cambio de favores políticos, el Reino Unido está a punto de cerrar un acuerdo humillante e insostenible con la Unión Europea, y a las puertas de Europa se está haciendo una limpieza étnica de los kurdos con el consentimiento de Estados Unidos y la Unión Europea fuera de juego, el vandalismo en las calles de Barcelona no logra encontrar el espacio que busca en las páginas de la prensa internacional. Si hasta la reciente compra por parte de China de derechos sobre una parte de las islas Solomon para preparar su control militar del Pacífico (acto preocupante donde los haya) no ha logrado copar los titulares, no es de extrañar que lo que ocurre en Barcelona esté pasando desapercibido.

No obstante, la mayoría de los artículos que se han publicado en el extranjero sobre la sentencia del Tribunal Supremo cuestionan tanto la, en su opinión, excesiva duración de las penas de cárcel como la falta de negociación política. Hace dos años, nuestros diplomáticos fueron incapaces de explicar a la prensa internacional que el intento de referéndum catalán constituyó un burdo e ilícito atentado a nuestro orden constitucional. Dos años más tarde, siguen sin saberl explicar que la sentencia ha sido generosa, pues se ha centrado en el menor de los delitos, y que aunque los extranjeros tienen todo el derecho del mundo a opinar sobre la extensión de las penas por delito de sedición y malversación en España, esas penas están tipificadas en nuestro Código Penal, y lo único que ha hecho el Tribunal Supremo es verificar los hechos, confirmar la existencia de delito y aplicar la pena tipificada; porque en un Estado de derecho como es España, las penas se aplican a todos por igual, independientemente de que los que cometan los delitos sean, o no sean, políticos.

Si nuestros diplomáticos les contaran la verdad de lo que está ocurriendo en Cataluña a los periodistas extranjeros, tendrían que empezar por subrayar que, a diferencia de lo que ocurrió hace dos años, los enfrentamientos ya no son entre catalanes y fuerzas del Estado central español, sino entre catalanes y la propia fuerza policial catalana. Pero, además, tendrían que contar lo inexplicable: el que los políticos independentistas catalanes llevan años actuando sin estar sometidos a ningún tipo de control, incluido el control del Estado central que durante mucho tiempo decidió (y a menudo sigue decidiendo) mirar para otro lado; que precisamente actuando sin control esos políticos catalanes han ido creando y alimentando una hidra, y que ahora esa hidra ha tomado vida propia, una vida violenta, y a los políticos catalanes se les han ido las cosas de las manos.

Los políticos españoles actúan como pequeños reyezuelos incluso cuando lo que está en juego es la estabilidad e integridad del país

Pero nuestros diplomáticos también tendrían que contar que la actuación de los políticos en el resto de España ha sido de una irresponsabilidad espeluznante. A la vista del vandalismo y la violencia diarios en Barcelona, los desencuentros durante los últimos cinco meses de los líderes de los partidos políticos españoles para poder formar Gobierno ahora parecen una auténtica ‘chiquillada’. Todos y cada uno de los líderes de los partidos políticos tienen derecho a intentar encontrar su espacio y tiempo. Pero es incomprensible, para los extranjeros y para nosotros mismos, que los lideres hayan antepuesto sus intereses electorales al interés general cuando sabían a ciencia cierta que eso significaba que la sentencia del Tribunal Supremo se publicaría con España sin un Gobierno estable apoyado por una base política amplia, y encima en periodo electoral. El que ahora se dediquen a echarse la culpa los unos a los otros es una prueba más de los fallos de nuestro sistema político: como los líderes de los partidos no se someten prácticamente a control alguno (ni social ni de sus propios partidos), actúan como pequeños reyezuelos incluso cuando lo que está en juego es la estabilidad e integridad del país. Ya lo dice la definición, "chiquillada: obra propia de un niño".

Uno de los países donde el vandalismo en las calles de Cataluña está teniendo eco es el Reino Unido. El independentismo es un asunto candente en la prensa británica, dado el desacuerdo de casi el 62% de la población escocesa con la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea, que es por lo que los escoceses quieren un segundo referéndum de independencia. El independentismo escocés va a ir a más, y a pasos agigantados, pues mientras el Gobierno británico acaba de acordar dejar a Irlanda del Norte en el ámbito aduanero y reglamentario europeo, a los escoceses les están negando, sin ninguna razón de peso, esa posibilidad.

Pero incluso en ese marco tan claramente favorable a la independencia escocesa, la líder de los independentistas, Nicola Sturgeon, no ha impuesto ningún referéndum por la fuerza, ni ha sacado a los escoceses a la calle, ni ha alentado el desorden público ni por supuesto la violencia: solo se ha limitado a decir que solicitará formalmente el consentimiento del Gobierno británico para un nuevo referéndum. Es más, ha hecho una llamada pública a los miembros de su partido para que no actúen de ningún modo como los independentistas catalanes; y, a diferencia de lo que ha ocurrido en Cataluña, les ha recordado la necesidad de actuar siempre dentro de la legalidad y respetando el Estado de derecho. Hasta una independentista empedernida, Nicola Sturgeon, nos hace mejor prensa que nuestros políticos y diplomáticos.

En versión liberal
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios