'Devolver el poder a los españoles', pero en serio
  1. España
  2. En versión liberal
Miriam González

En versión liberal

Por

'Devolver el poder a los españoles', pero en serio

Devolver el poder significa poner en marcha el sistema de contrapesos al poder y garantías que tienen en multitud de países y que a nosotros nos falta: despolitizar la Administración

Foto: Casado, en la convención del PP en Valencia. (EFE)
Casado, en la convención del PP en Valencia. (EFE)

Como he estado a tope con la campaña #ThisLittleGirlIsMe de Inspiring Girls que, gracias al generosísimo apoyo de miles de mujeres (¡y hombres!) en todo el mundo ha sido un éxito en Instagram y se ha convertido en la mayor campaña de LinkedIn desde que se creó esa red, casi se me pasa que el líder del Partido Popular ha utilizado el lema ‘Devolver el poder a los españoles’ en la convención de su partido. La devolución del poder de los políticos a los ciudadanos es el concepto esencial del liberalismo, como intenté describir en el libro ‘Devuélveme el poder’. Nunca he entendido por qué el partido que se autoproclama liberal en España, Ciudadanos, no se ha centrado en ese concepto cuando el desorbitado poder de la clase política española es el talón de Aquiles de nuestro sistema y el hilo conductor de casi todos los problemas que tenemos. Pero a falta de Ciudadanos, está bien que lo quiera hacer el PP.

En aras de la transparencia, he de decir que Pablo Casado es una persona a la que aprecio. Por varios motivos, pero sobre todo porque es de los pocos políticos españoles (la otra es Nadia Calviño) que aceptan que desempeñar un papel público implica recibir con naturalidad las críticas sin hacer pagar por ellas. Algo que ocurre en muchos otros sitios, pero que es absolutamente inusual en España, donde todos, desde la Corona hasta el último alcalde de pueblo, te pasan factura por todo lo que dices. Y además creo que a Casado a veces se le hacen críticas injustas, como el achacarle que es buena persona como si eso fuera un defecto: cuando una sociedad empieza a pensar que las buenas personas no pueden hacer carrera en política, luego no vale quejarse de los que llegan al Gobierno.

Foto: Casado preside comité de dirección. (David Mudarra)

Espero que el líder del PP y su partido hayan reflexionado sobre lo que implica ‘devolver el poder a los españoles’ como parte de su programa de gobierno. Devolverles el poder empieza por cortar radicalmente todo el boato que se otorga a sí misma la clase política en España y que solo sirve para que los ciudadanos sigan rindiendo pleitesía a los políticos: un corte radical en el número de asesores, fuera coches, prebendas y equipos de seguridad para tantísimos cargos y excargos que no los necesitan.

placeholder El PP uso el lema 'Devolver el poder a los españoles' en su convención
El PP uso el lema 'Devolver el poder a los españoles' en su convención

Devolver el poder significa poner en marcha el sistema de contrapesos al poder y garantías que tienen en multitud de países y que a nosotros siempre nos ha faltado: despolitizar la Administración eliminando los cargos de libre designación e instaurando organismos independientes que velen por la neutralidad de los puestos y promociones administrativas. Despolitizar la Justicia, pero de verdad, no solamente pidiéndolo cuando están en la oposición y luego en cuanto llegan al poder olvidándose de ello. Dejar de hacer mangoneos políticos como el del consejo de administración de RTVE. Imponer la práctica de los supra-reguladores independientes. Eliminar los agujeros negros en el cumplimiento de la Ley de Contratación Pública. Dejar de gobernar por decreto, algo que han hecho casi todos nuestros gobiernos. Eliminar los aforamientos, una herencia vergonzosa de nuestro pasado. Y ser absolutamente transparentes sobre la publicidad institucional en prensa, que es como los políticos intentan controlar el cuarto poder.

Devolver el poder es hacer que los parlamentarios tengan la obligación de pasar tiempo en sus circunscripciones trabajando para los votantes en vez de utilizar las circunscripciones como meros trampolines electorales, porque los políticos han de estar al servicio de los ciudadanos y no los ciudadanos al servicio de los políticos. Y dejarnos elegir los cargos en listas electorales abiertas, para que podamos votar a quien queramos y no a quien nos impone el líder del partido.

Devolver el poder significa poner en marcha el sistema de contrapesos al poder y garantías que tienen en multitud de países

Devolver el poder pasa por dejar de abusar de la reglamentación, que es como los políticos españoles hacen que muchas empresas se conviertan en tentáculos de su poder (960.000 páginas de reglamentación anuales, ¡se dice pronto!), y someter esa reglamentación a escrutinio de organismos independientes. Poner el crecimiento económico en el centro de la agenda del Gobierno apoyando los mejores proyectos y no solo financiando los que dan rédito político. Eliminar las enormes trabas burocráticas a las que se somete el emprendimiento en España. Reorientar la universidad hacia los alumnos y no hacia la burocracia del sistema. Hacer que la fiscalidad beneficie el trabajo y el emprendimiento en vez de la pasividad y las herencias. Y dejar de aceptar una política económica y presupuestaria que perpetúa el paro juvenil porque ¿qué poder van a tener esos jóvenes si dependen de la limosna del Estado desde el mismísimo inicio de su vida laboral?

Devolver el poder implica representar con dignidad y diligencia nuestro poder en la Unión Europea, y no desperdiciarlo yendo a las reuniones de Bruselas solo para salir en la foto, como hace el actual presidente del Gobierno.

Y significa también, cómo no, comprometerse a no hacer negociaciones con la estructura territorial básica del Estado sin haber pedido antes a todos los españoles un mandato electoral explícito al respecto.

En definitiva, que deseo que el PP esté dispuesto de verdad a articular un programa político que devuelva el poder a los españoles. Y que ojalá no sea solo otro eslogan vacío.

Pablo Casado Liberalismo Nadia Calviño Unión Europea
El redactor recomienda