Y en la calle: música, cerveza y 'flow'

Cerca del Hotel Palace, a escasos metros del Congreso de los Diputados, decenas de personas tarareaban algo parecido al cancionero de un campamento de verano

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (c), pasa junto a unos funcionarios de prisiones que se han manifestado este martes en las inmediaciones del Congreso de los Diputados. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (c), pasa junto a unos funcionarios de prisiones que se han manifestado este martes en las inmediaciones del Congreso de los Diputados. (EFE)

Mientras sus señorías estrenaban atuendo y mochila en el primer día de cole, en la calle estaba lo mejor. Como siempre. Cerca del Hotel Palace, a escasos metros del Congreso de los Diputados, decenas de personas tarareaban algo parecido al cancionero de un campamento de verano. Con un toque entre 'boy scout' y calasancio, como si quisieran enviar al hemiciclo algo del ‘flow’ que le falta al nuevo Pablo Iglesias, mientras los diputados juraban o prometían sus cargos gracias a nuestros votos. O por culpa de.

Por la calle, turistas despistados arrastrando sus maletas, grupos de jubiladas curioseando y algo desilusionadas con las expectativas de la mañana. “¡Qué decepción!”, decía una, mientras animaba al resto a largarse de la carrera de San Jerónimo. Tres imponentes señoras, vestidas con atuendo africano plagado de colores (ahora vendrán los puristas a recriminar racismo o algo así), se hacían selfis. Muchos policías apostados e impertérritos, sin miedo a nada. Periodistas corriendo de un lado para otro.

Y en la calle: música, cerveza y 'flow'

Por la calle de Cedaceros, otra de las entradas al Congreso de los Diputados, sonaba ‘Highway to hell’ de ACDC como banda sonora de una protesta de funcionarios de prisiones. Eran muchos, todos uniformados con camiseta reivindicativa, y casi mezclados con decenas de mujeres que aprovechaban, delante del Hotel Urban, para defender la educación pública. Ellas educan, ellos protegen. Para que luego digan que la foto ha cambiado.

Para cambios, los de dentro. Decenas de caras nuevas, otras conocidas. Pablo Casado no ha perdido la sonrisa, pero a Teodoro García Egea ya no le brillan tanto los dientes como en campaña. Afeitadísimos ambos, con el corte de pelo perfecto. Inés Arrimadas hizo una especie de triple salto con tirabuzón en su debut como diputada: se puso una chaqueta naranja (guiño) de Zara (doble guiño, con la que le está cayendo a Amancio Ortega). Si era casualidad, le salió redondo.

Y en la calle: música, cerveza y 'flow'

Algunos diputados de Vox pululaban por el patio guiados por Ignacio Gil Lázaro, exdiputado del PP durante tres décadas. Macarena Olona, diputada del 'dream team' de Abascal, paseaba su majestuosa melena por los pasillos. No pude evitar acordarme de Naty Mistral criticando a Cristina Cifuentes y argumentando que una mujer, a partir de una determinada edad, no puede llevar el pelo largo ni suelto. Qué grandes noches hemos vivido en Intereconomía.

Más perdido estaba Juan José Cortés, diputado del PP por Huelva, que buscaba lo mismo que Raquel en aquella serie: su sitio. Con la tímida sonrisa del que va buscando la aprobación de los presentes. También algo de conversación.

La habría encontrado fuera, en la calle. Lejos de las corbatas y de las heridas que hacen los zapatos el día que se estrenan. Allí seguían los funcionarios de prisiones, a eso de las dos de la tarde, pero habían cambiado ACDC por Luis Fonsi y Ana Guerra, y el altavoz por la cerveza.

Allí seguía también una mujer, sola, con un aura plagada de zen, y su pancarta llena de mensajes. En uno reivindicaba la agricultura intensiva, en otro leí la palabra Granada y por último una petición: salvemos el altiplano.

Mucho mejor que en el Congreso. Con música, cerveza y sin bronca.

Ideas ligeras
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios