Conciertos, judiones, motos y procesiones: no es drama todo lo que reluce
  1. España
  2. Ideas ligeras
Ángeles Caballero

Ideas ligeras

Por

Conciertos, judiones, motos y procesiones: no es drama todo lo que reluce

Revisar las agendas de los ministros requiere mucho tiempo, pero compensa con muchas alegrías. También da para lectura política. Dime a los actos a los que acudes y te diré de qué partido eres

Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.

El 3 de octubre de 2020, el ministro de Cultura José Manuel Rodríguez-Uribes estuvo viendo a Pablo López en concierto en el Navarra Arena de Pamplona. Tres años y pico antes, el 24 de junio de 2017, su homólogo Íñigo Méndez de Vigo hacía lo propio yendo a ver a Alejandro Sanz en el último concierto que se celebró en el Estadio Vicente Calderón con motivo del aniversario de su disco 'Más'. Para la que escribe, que es baladista sin complejos desde la cuna, es un motivo de alegría que dediquen su tiempo oficial a estos asuntos.

Revisar las agendas de los ministros requiere mucho tiempo, pero compensa con muchas alegrías. También da para lectura política. Dime a los actos a los que acudes y te diré de qué partido eres. Sí, es algo poco elaborado, pero a veces funciona. Méndez de Vigo fue a unos cuantos conciertos de música clásica, de homenaje a las víctimas del terrorismo y además de al de Moratalaz también fue a ver a Plácido Domingo y a Ainhoa Arteta.

La vida minutada y pública de nuestros gobiernos es un ejercicio calculado de fantasía

José Guirao, ese hombre discreto que llegó de la mano de Pedro Sánchez al mismo ministerio, optó por otros derroteros: un homenaje a Luis Eduardo Aute, algo organizado por Radio 3 y Rosalía. Uribes, recordemos, se fue a ver a Pablo López y su permanente me siento/me levanto del piano. No me lo esperaba, la verdad, y me encanta.

La vida minutada y pública de nuestros gobiernos es un ejercicio calculado de fantasía. Mi favorita es, muy por encima del resto, la que ejecutó Reyes Maroto durante su mandato como ministra de Industria, Turismo y Comercio. Estuvo en la entrega de los premios 'Pinguinos de oro' a los profesionales del mundo de la moto, aguantó como una jabata los desfiles de Hannibal Laguna y Roberto Verino en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid y a las 5:30 de la mañana fue vista en Mercamadrid acompañando a los Reyes de España.

placeholder La Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. (EFE/Cati Cladera)
La Ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. (EFE/Cati Cladera)

También sacó huecos para el parque zoológico 'La era de las aves' de Fresno el Viejo (Valladolid), una reunión con los promotores de Puy de Fou y aún tuvo tiempo para asistir a la Gala 'Noche de España', en la Feria Internacional de Turismo de Berlín. Entre sus visitas, están la Semana Santa de Zamora y Valladolid, una fábrica de jamones y embutidos de Guijuelo.

En esa misma legislatura, el jefe de todos nosotros, llamado Pedro Sánchez, visitó el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega y una bolera en la misma localidad en la que se reunió con jóvenes de las escuelas deportivas. No todo van a ser las escaleras del Palacio de la Moncloa en la que lucir sus andares, presidente.

El Congreso Mundial del Jamón, un tour por el Bernabéu y la celebración del Castellet Zombie en la ermita de San Sebastià de Sitges

Las agendas aburren a veces, es tiempo dedicado a saludar a gente que nunca volverás a ver con un poco de suerte, es hacerse el simpático/a, pero sin pasarse, es aguantar chapas de otros aún más aburridos que tú, es leer lo que te han preparado los de tu gabinete. Salir, besar, el rollo de siempre. Pero también sirve (o debería servir) para aterrizar el ego, pisar la calle, salir de Madrid e incluso de la zona de confort (si algún conocido o desconocido le dice esto último, huyan).

Nuestros gobernantes han acudido al fútbol, a estrenos de películas de Pedro Almodóvar y montajes de Luis Pascual para la zarzuela 'Doña Francisquita', a la asamblea general de Cerveceros de España, han asistido a finales de un certamen de monólogos científicos, a la fiesta de la caballada de Atienza y a una fábrica de baterías en Hefei (China). No contentos con ello, han estimado conveniente estar presentes en la fiesta de la Lavanda en Brihuega, las fiestas patronales de Pastrana, Brihuega y Cogolludo y la Gran Judiada de San Ildefonso, en Segovia. El Congreso Mundial del Jamón, un tour por el Bernabéu y la celebración del Castellet Zombie en la ermita de San Sebastià de Sitges.

Pero desde que aquel enero de 2020 las fuerzas del mal se unieran para gobernar en coalición, hubo guiños. Qué digo guiños, guiñazos

Y en medio de todo esto, como si no fueran suficientes las salidas y las reuniones en los despachos, las entrevistas. Desde la llegada de Sánchez a Moncloa, una detecta cosas curiosas. Mientras gobernó en solitario, pareció prestarle mucha atención a la triple A: Ángels Barceló, Antonio García Ferreras y Ana Rosa Quintana. A varios de sus ministros les gustó madrugar para acudir a charlar con Carlos Alsina y alguna que otra concesión con RNE.

Pero desde que aquel enero de 2020 las fuerzas del mal se unieran para gobernar en coalición, hubo guiños. Qué digo guiños, guiñazos. Josep Cuní, de la Cadena Ser en Cataluña, ha sido uno de los entrevistadores más asiduos (sin abandonar, claro está, a los de siempre), también se han incorporado a medios que no estaban en la cartera habitual, como La Cafetera de Radiocable, de Fernando Berlín (estuvieron Manuel Castells, Pablo Iglesias, Irene Montero y Alberto Garzón). Por Carne Cruda, programa de radio dirigido y presentado por Javier Gallego también pasaron Castells, Iglesias, Garzón, Yolanda Díaz e Isabel Celaá para hablar de educación especial. Esto último, no les engaño, tampoco me lo esperaba. Y como lo de Uribes en Pamplona, me encanta.

Moncloa Ana Rosa Quintana Carlos Alsina Reyes Maroto
El redactor recomienda