Por qué Susana Díaz acertó al adelantar las elecciones en Andalucía
  1. España
  2. Intención de Voto
Enrique Cocero | José Barros

Intención de Voto

Por

Por qué Susana Díaz acertó al adelantar las elecciones en Andalucía

Si juzgamos desde un plano estratégico la decisión de Susana Díaz de adelantar las elecciones, creemos, a tenor de las encuestas, que ha visto una oportunidad y está sabiendo aprovecharla

Foto: La candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se fotografía con vecinos de la localidad gaditana de Los Barrios. (EFE)
La candidata del PSOE a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se fotografía con vecinos de la localidad gaditana de Los Barrios. (EFE)

A poco más de una semana para celebrar los próximos comicios andaluces, es el momento oportuno para retomar una cuestión que abordamos por primera vez en Intención de Voto el pasado mes de abril. Un mes antes de las anteriores elecciones autonómicas en Andalucía hablamos de su presidenta regional. Entonces afirmamos que aquel no era el momento más oportuno para anticipar unas elecciones si el objetivo fuera confirmar la presencia del PSOE en el Palacio de San Telmo.

Recordemos sumariamente los hechos. Abril de 2014. Susana Díaz trató entonces de reafirmar su poder destituyendo a Elena Cortés (IU) de su puesto de consejera de Fomento. La decisión hubo de revocarla apenas 24 horas más tarde. ¿El motivo? Izquierda Unida era la fuerza política que mantenía a Díaz en el poder regional, e IU no estaba dispuesta a transigir con un golpe de autoridad si este se hacía a costa suya, tal y como era el caso.

En aquellos momentos, la encuesta de invierno de CAPDEA (un centro de análisis con base en la Universidad de Granada) estimaba para IU una intención de voto 1,2 puntos mayor que la que había obtenido en las elecciones de 2012. En cuanto al PSOE, CAPDEA señalaba un descenso de 1,3 puntos porcentuales. Sintetizando la situación; si en aquel momento se hubieran celebrado unos comicios regionales, posiblemente todo habría seguido igual y, quizás, el órdago electoral solo habría servido para dotar a IU con un poco más de poder; situación que, lógicamente, iría en detrimento del PSOE. Pero aquella era una situación política muy diferente de la actual. Podemos no aparecía en los mapas de voto y a Ciudadanos no se les esperaba.

Díaz es la política del PSOE mejor valorada por los españoles –por delante incluso de Pedro Sánchez–, y además es la mejor valorada en Andalucía

¿Qué ha cambiado para que ahora Susana Díaz haya decidido convocar elecciones? No podemos entrar en la cabeza de la presidenta andaluza ni en la de sus asesores, pero sí disponemos de un dato significativo: ahora mismo, Díaz es la política del PSOE mejor valorada por los españoles –por delante incluso de Pedro Sánchez–, y además es la política mejor valorada en el conjunto de Andalucía. De hecho, es la única que arroja un entero positivo en el Coeficiente Neto de Favorabilidad–recordemos que es la resta de porcentajes entre los votantes que se declaran favorables a un candidato y aquellos otros que no lo son–según distintas encuestas de Metroscopia para El País. También hemos visto desangrarse a IU tras la irrupción de Podemos dentro su caladero de votos. Y así, de pronto, los vínculos de la presidenta Díaz con los que hasta ahora han sido sus tradicionales socios en la gran coalición de las izquierdas andaluzas se han ido tornando, por innecesarios, cada vez más débiles.

En todo caso, una parte de la decisión final que orienta el voto está determinada por las preocupaciones diarias y constantes de los votantes. Veamos, pues, cuáles son las preocupaciones de los andaluces según el último barómetro regional del CIS, cuyos datos fueron liberados hace escasos días:

placeholder

Hay tres principales problemas –paro, corrupción y economía–que centran la preocupación de los andaluces con el conjunto de los españoles. Pero uno de estos tres problemas –el paro–preocupa hasta 20 puntos porcentuales más a los andaluces, mientras que el nivel de preocupación de los otros dos problemas, en cambio, está por debajo de la media nacional. Una conclusión evidente: el principal campo de batalla en las elecciones andaluzas será el empleo (si a nivel nacional hay una tasa de desempleo del 23,7%, en Andalucía crece hasta el 34,2%).

A continuación hemos recopilado las encuestas publicadas por distintos medios y agencias en lo que llevamos del mes de marzo. También recogemos la encuesta de invierno de CAPDEA. Todas coinciden. El ganador es el PSOE. El segundo puesto es para el PP y, a continuación y por este orden, quedan Podemos, Ciudadanos e IU –señalemos que los de Juan Marín tienen a favor una encuesta más que los liderados por Antonio Maíllo–.

placeholder

Si analizamos la disparidad de resultados en los porcentajes de votos que a cada partido otorgan las encuestas, veremos que los análisis no sólo coinciden a la hora de dar por ganador al PSOE, sino que, además,los resultados no varían demasiado. Si acaso, cabe señalar que hay más dispersión de resultados en lo que atañe al PP y a Podemos que, por ejemplo, al PSOE.

Recordemos que en las anteriores elecciones de 2012 a la Junta de Andalucía las encuestas publicadas un mes antes de los comicios fueron bastante certeras. El premio al acierto se lo llevó la encuesta de Canal Sur, seguida de la encuesta del CIS. Señalemos otra obviedad: los datos de las encuestas se tornan más realistas cuanto más próximo está de su publicación el día de la jornada electoral.

Todos los partidos políticos que concurrieron a las elecciones de 2012, tomando de referencia las previsiones para 2015, pierden representatividad

Dicho esto, ¿qué nos ha llamado más la atención de estas encuestas? En primer lugar, que todos los partidos políticos que concurrieron a las elecciones de 2012, tomando de referencia las previsiones para los comicios de 2015, pierden representatividad.

En segundo lugar, tenemos los fenómenos políticos de Podemos y Ciudadanos. A lo ya señalado más arriba sobre su reciente irrupción electoral, vemos que ambos partidos tienen un comportamiento totalmente opuesto entre sí en lo que a pautas de captación de votos se refiere.

Si dirigimos la mirada hacia Podemos, observamos cómo recoge más voto del que le ceden otros partidos ideológicamente semejantes –PSOE e IU–, es decir,que presumiblemente captan más voto nuevo del que roban a sus competidores directos. ¿Quiénes serían estos nuevos votantes? De lo que podríamos identificar a priori, una parte serían jóvenes que hace tres años no podían votar por no ser mayores de edad (hay alrededor de 260.000 nuevos votantes sobre un censo de casi 6,5 millones personas con derecho a voto) y cierto abstencionismo tradicional que ahora estaría siendo movilizado por Podemos.

placeholder

En cuanto a Ciudadanos, no captan todo el voto que teóricamente pierden PP y UPyD. Con anterioridad hemos argumentado que esta situación se podría deber al voto oculto, que deriva de tomar la decisión del voto a última hora o a no reconocer en una encuesta que se vota al partido político que ostenta el gobierno durante una situación que no es percibida como buena por el conjunto de la población.

placeholder

En esta ocasión podría suceder que el PP tenga una barrera tope de alrededor del 28% mientras que Ciudadanos, al contrario de lo que sí logra hacer Podemos con IU y PSOE, no consiga capturar el voto "perdido" de partidos como el PP o UPyD. Esto ofrece a las tres formaciones terreno para la lucha; a unos para recuperar y a otros para conquistar. En todo caso, la situación es inédita en Andalucía porque ninguno de dos partidos, salvo UPyD, repite candidato, con lo que ahora no podemos decir que la experiencia sea un grado.

Llega el momento de las conclusiones. Si juzgamos desde un plano estratégico la decisión de Susana Díaz de adelantar las elecciones, creemos, a tenor de los datos ofrecidos por las encuestas, que la presidenta ha visto una oportunidad y está sabiendo aprovecharla. Expliquémoslo más por lo menudo.

El adelanto de las elecciones, por imprevisto, ha cogido a Podemos, como a todo el mundo, con el pie cambiado, pero especialmente a ellos

El PP, que hace tres años fue el partido más votado en las elecciones regionales andaluzas, ahora, en 2015, muy probablemente cederá este puesto de nuevo al PSOE. En cuanto a IU, el socio de Gobierno de Díaz, que durante estos tres años tantos quebraderos de cabeza le ha causado,es igualmente probable que salga muy debilitado tras la irrupción de Podemos. ¿Y qué sucederá con el partido de Pablo Iglesias? El adelanto de las elecciones, por imprevisto, les ha cogido, como a todo el mundo, con el pie cambiado, pero especialmente a ellos, que no disponen de infraestructura en la región. No parece descabellado pensar que los resultados de Teresa Rodríguez, superadala euforia inicial tras entrar por primera vez en un Parlamento regional, vistos a mayor distancia también tengan mucho de cubo de agua fría electoral.

A todo ello hemos de sumar el factor más importante: si se cumplen las expectativas que ofrecen las encuestas, Díaz, con su victoria electoral, saldrá con su liderazgo reforzado tras haber conseguido su primera victoria en las urnas, pasando página así a su ‘dedocrática’ designación por parte de Griñán. Y esta victoria, no lo olvidemos, marcará el resto del año electoral, tanto a nivel nacional como dentro del propio PSOE.

Ahora bien, una mayoría absoluta por parte de los socialistas parece una posibilidad totalmente descartable, así que está por ver cómo organiza Díaz su política –¿alianzas permanentes o pactos puntuales? ¿Con quién?–para garantizar la gobernabilidad. Del éxito o fracaso en tal empresa estarán muy pendientes en Madrid, tanto el aspirante Pedro Sánchez como, por supuesto, Rajoy.

*José Barros(@barrospress) es periodista y consultor de comunicación.Enrique Cocero(@EnriqueCocero) es fundador de la consultora de análisis 7.50 y miembro del consejo asesor de GovernmentConsultingGroup.

Susana Díaz Izquierda Unida