Matemática electoral en tiempo de contactos
  1. España
  2. Intención de Voto
Enrique Cocero

Intención de Voto

Por

Matemática electoral en tiempo de contactos

¿Es sólido el resultado de Podemos? Complicado decirlo a fecha de hoy, porque el elemento más sensible no ha salido de forma abierta a la luz estos últimos días

placeholder Foto: Mariano Rajoy ante sus simpatizantes. (EFE)
Mariano Rajoy ante sus simpatizantes. (EFE)

La noche electoral del 20 de diciembre pasado presenté un comportamiento frenético, cercano a la paranoia, al tener abierta la aplicación del Ministerio del Interior para el seguimiento de resultados en el móvil y en el ordenador mientras contrastaba mis actualizaciones con las del resto de la gente que estábamos en el mismo sitio, mirando cómo el especial elecciones de una cadena de TV (no recuerdo cuál) actualizaba las suyas.

El Ministerio del Interior aún no ha publicado las tablas definitivas con los datos de las elecciones, que incluyen censo total, residentes en el extranjero, votos emitidos y resultados por partido, provincia, localidad... pero como números ya hay, vamos a hacer un breve resumen de aquello que importa para las negociaciones mirando a formar Gobierno.

Valoración final de resultados, feudos o si las encuestas acertaron o no acertaron lo dejamos para cuando tengamos las tablas definitivas, pero vaya como adelanto lo que ya hemos dicho en muchas ocasiones: una encuesta es una foto temporal, no una bola de cristal. Sirve para conocer una situación en un momento dado, contrastarla con otras encuestas y, en el caso de los directivos de campaña, hacer preguntas esenciales; dónde flojeo, dónde no voy a crecer, dónde tengo potencial... y tomar medidas al respecto.

Una encuesta es una foto temporal, no una bola de cristal. Sirven para conocer una situación en un momento dado, contrastarla con otras encuestas

Si no tienen los resultados, les dejo un enlace a este periódico con una herramienta muy útil para ver posibles composiciones parlamentarias, así como noticias relacionadas con las elecciones.

Primero y principal: PP, 123 escaños; PSOE, 90; Podemos y grupos asociados, 69; Ciudadanos, 40. El PP es el partido que más representación ha obtenido y el único que tiene escaños en los tres digitos y, por tanto, le correspondería hacer lo posible por formar Gobierno en primera instancia. PP con C's suma 163 escaños. PSOE con Podemos y grupos asociados, 159. Con Unidad Popular, 161.

Para formar Gobierno, el PSOE necesita atraer 15 escaños más, que se los darían ERC y Democracia y Llibertat, porque con DyL y PNV se quedarían a uno de la mayoría absoluta.

¿Sencillo? No mucho, porque por lo que hemos podido saber, todos aquellos grupos asociados a Podemos que puedan formar grupo propio en el Congreso lo harán, y los cuatro aspiran a tenerlo (al menos, por resultados pueden hacerlo). De ser así, el PSOE tendría un problema para formar Gobierno y Pablo Iglesias tres: uno por cada formación que acompaña a Podemos.

El del PSOE es la concepción del Estado español. Los barones socialistas dan luz verde a intentar formar Gobierno con Podemos siempre que no se hable de referéndum en Cataluña. ¿Quién es la mayor valedora? Susana Díaz, que ha puesto 22 diputados en el Congreso. ¿Es un valor sólido? Los resultados nos dicen que sí.

El PSOE en Andalucía ha logrado en las generales 9.000 votos menos que en las autonómicas del pasado marzo y no muchos más que en las locales de mayo. Por lo tanto, estamos hablando del 25% de los votos del PSOE sobre su total nacional y del 24% de los diputados de la nueva Cámara. Por lo tanto, y con casi toda seguridad, en caso de nuevas elecciones, volvería a repetir resultado.

Vamos al posicionamiento contrario; el favorable al referéndum. ¿Qué ha ocurrido en Cataluña?

En el gráfico hacemos la misma comparativa intentando representar los distintos movimientos políticos de forma agregada. En la columna de Junts Pel Sí, mostramos los votos unificados de las candidaturas de CiU y ERC en las locales y generales (*) y los resultados de CiU/DyL los mostramos sin descontar el factor UDC (**).

Vemos, por tanto, que los movimientos que buscan una secesión pierden en tres meses más de 400.000 votos. La CUP no se presenta y el efecto Colau dispara los números con los que puede contar Pablo Iglesias.

¿Ven el problema de Pablo Iglesias? Después de una recta final de campaña de potenciación de la esperanza, la alegría y gestos de puño en pecho similares a los del presidente Bartlet en 'El ala oeste de la Casa Blanca', salió la noche electoral con un tono menos conciliador. Un tono que denotaba de forma clara que tiene muchos compromisos, tanto de programa como de matemática electoral. No puede prescindir de los votos de En Comú, En Marea o Compromís (27 escaños), al igual que Pedro Sánchez tiene complicado ceder a las pretensiones de referéndum de Iglesias porque Susana Díaz podría dar directrices a sus 22 diputados contrarias a los intereses de Ferraz (y con Díaz, otros barones).

¿Es sólido el resultado de Podemos? Complicado decirlo a fecha de hoy, porque el elemento más sensible no ha salido de forma abierta a la luz estos últimos días. Además, en el histórico del último año ha variado mucho y la dispersión de candidaturas en las locales no le favoreció.

Visto de otra manera, ¿qué cálculo electoral supone?

Las generales del 20 de diciembre nos dejan este panorama en Madrid, Andalucía y aquellas comunidades autónomas donde se han configurado las listas asociadas a Podemos.

Las cinco comunidades han supuesto 16 millones de votos, un 63% de los votos válidos emitidos en toda España. Para estas formaciones 3,5 millones de votos cada una (22% por formación).

No hablo aquí de escaños porque si no se llega a un acuerdo de gobernabilidad vamos a tener que pasar de nuevo por las elecciones y los diputados pasarán de nuevo por el tamiz. Hablo de votos, porque este es el mapa al que habría que enfrentarse de inicio y, entonces, alentar o decepcionar de nuevo a los distintos votantes. Este camino es algo que debe ser muy bien trazado y planificado para llegar solvente al final, algo sobre lo que Albert Rivera ha podido concluir estas últimas semanas.

Hemos insistido mucho desde aquí en que llegar a acuerdos en un Congreso segmentado es un signo de madurez política. Este nuevo escenario es un escenario para grandes políticos y negociadores. La estabilidad que desde dentro se proporcione es la que se trasladará al país y a los países del entorno, tanto geográfico, como comercial y financiero o político. ¿Tiempo de egos? ¿Tiempo de hombres de Estado? ¿Tiempo de gestores? Veremos, pero los ejemplos están ahí. Bélgica sin Gobierno por más de 500 días en 2011, Grecia con repetición de elecciones, Portugal con un Gobierno de coalición progresista en el que no está la lista más votada... y todas las demás opciones que podamos encontrar.

* Enrique Cocero es fundador de la consultora de análisis 7.50 Electoral Math y consultor para MPC.

Elecciones Generales 2015 - 20-D Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Susana Díaz CiU Pablo Iglesias Partido Popular (PP) Ministerio del Interior Noticias de Podemos PSOE Resultados empresariales