Un movimiento de pizarra

Pocas veces un político habrá explicado con tanta claridad los motivos y el propósito de una decisión como hizo el jueves Carmen Chacón. Pueden leerse, sin

Pocas veces un político habrá explicado con tanta claridad los motivos y el propósito de una decisión como hizo el jueves Carmen Chacón. Pueden leerse, sin necesidad de bucear entre líneas, en las palabras que pronunció durante la rueda de prensa en la que anunció oficialmente su renuncia al escaño en el Congreso para irse a dar clases en una universidad de Miami durante un año: “Tienen que pasar cosas en mi partido y tienen que pasar cuanto antes. Mi partido tiene otros planes y otro calendario que yo no comparto”. Pero: “El 30 de junio me tendrán aquí”.

Nunca ha dado Chacón un paso que no haya meditado y planificado minuciosamente, al menos desde que aterrizó en Madrid en marzo de 2000. Y esta no parece la excepción. La exministra de Defensa, que tras haber renunciado a forzar unas primarias para dilucidar la candidatura electoral en 2011 perdió a los pocos meses el congreso en el que Alfredo Pérez Rubalcaba fue elegido secretario general del PSOE, ha venido defendiendo abiertamente que el proceso para elegir a un nuevo candidato presidencial ya tendría que haberse convocado.

La exministra se quita ataduras mientras labra la imagen de una políticadiferente

Pero el devenir de los acontecimientos políticos, dentro y fuera del PSOE, ha reforzado el calendario de Rubalcaba, partidario de que las primarias no deben celebrarse, como pronto, hasta después de las elecciones europeas de mayo del año próximo (un mes antes de la fecha puesta por la propia Chacón para su regreso), y a ser posible, incluso después de los comicios municipales y autonómicos de junio de 2015. Y quien podía forzar un cambio de calendario, que no es otro que el PSOE de Andalucía, está ahora más interesado que nadie en concentrarse en la consolidación de Susana Díaz como sucesora de José Antonio Griñán, quien ya antes de su renuncia como presidente de la Junta andaluza se manifestó a favor de que la fecha de las primarias sea lo más cercana posible al momento de las elecciones generales, que, de agotarse la legislatura, no se celebrarían hasta noviembre de 2015.

El mojón de las elecciones europeas

Chacón cree que, si el PSOE recibe en los comicios europeos del año próximo un castigo severo, las elecciones europeas podrían marcar el final de un ciclo: el de Rubalcaba. Un nuevo hundimiento electoral haría casi imposible embridar la ansiedad de los que van a ser candidatos en los comicios municipales y autonómicos, un horizonte que muchos dirigentes afrontan con la expectativa de recuperar el poder en sus territorios si la dirección federal no es percibida como un lastre.

Carme Chacón y Afredo Pérez Rubalcaba. (EFE)
Carme Chacón y Afredo Pérez Rubalcaba. (EFE)

Además, la situación política de la exministra no podía ser más incómoda y estéril. Privada de una portavocía sectorial en el Congreso que le diera visibilidad –por deseo propio, según se arguye desde Ferraz-, si se mueve, como ocurrió cuando exigió a Rubalcaba que reclamara una comisión de investigación sobre Bankia, es tachada de desleal. Y como diputada tenía que atenerse a una disciplina de voto que cuando no la indispone con el PSOE la indispone con el PSC, como ocurrió cuando optó por ausentarse de la votación sobre el reconocimiento del “derecho a decidir” de Cataluña. Sin las ataduras del escaño y de su procedencia territorial, será más libre para expresar sus criterios y, en el mundo de las tecnologías, estar en Miami ya no supone estar desconectado ni desaparecido.

Con su paso a un lado, lejos de quitarse de en medio, Chacón sigue labrándose la imagen de “una política distinta”. Cuando en la opinión pública se ha instalado la idea de que los políticos son profesionales que se aferran al sillón porque carecen de otro oficio, ella resalta que sí lo tiene. Profesora de Derecho Constitucional, vuelve a la actividad docente que ya ejerció en la Universidad de Girona. El mensaje que emite es que ella no está en la política porque carece de otro modo de vida y que cree que esta ha de ser una actividad en la que se puede entrar y salir. A esto hay que unir que, cuando se produzca su regreso, podrá exhibir un currículo y unos conocimientos que hasta ahora han faltado a los que han sido presidentes del Gobierno: perfecto dominio del inglés y experiencia internacional.

Si esta es la explicación detallada de su primer entrecomillado, con el que el jueves explicó los motivos de su decisión, el propósito último también quedó palmariamente reflejado en el segundo entrecomillado: “El 30 de junio me tendrán aquí”. Aunque asume un riesgo, porque en la política, como en la física, todo vacío se llena de forma automática, se va para volver en mejores condiciones de disputar el liderazgo del partido, sea con un formato de final de Champions League (Carmen Chacón contra Patxi López) o de semifinales (Chacón y López, más Eduardo Madina y Rubalcaba).

Interiores
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios