Primarias del PSOE: con el dorsal uno, Pedro Sánchez

El último en inscribir su nombre en la lista de precandidatos quiere ser el primero en salir a la competición abierta. Es diputado por Madrid

Foto: Pedro Sánchez (dcha.), junto a Óscar López (centro) y María González, con quien coordinó la conferencia política de noviembre. (EFE)
Pedro Sánchez (dcha.), junto a Óscar López (centro) y María González, con quien coordinó la conferencia política de noviembre. (EFE)

El último en inscribir su nombre en la lista de precandidatos quiere ser el primero en salir a la competición abierta. Se llama Pedro Sánchez Pérez-Castejón, es diputado por Madrid, doctor en Ciencias Económicas, el mes pasado cumplió 42 años y está decidido a postularse para liderar el PSOE inmediatamente después de las elecciones europeas. Siendo el más desconocido, es consciente de que necesita “una campaña larga” y está resuelto a comenzarla en cuanto se cruce el Rubicón de los comicios del 25 de mayo.

Sánchez entró casi de rondón en la quiniela de los presidenciables socialistas, bajo la sospecha de que la suya era una opción de tanteo alentada desde el entorno de Alfredo Pérez Rubalcaba para restar apoyos a Carmen Chacón y Eduardo Madina, e incluso se ha llegado a señalar al exvicesecretario general José Blanco como la mano que mece su cuna. Pero el diputado madrileño reivindica la plena autonomía e independencia de su apuesta que, según su entorno, le desaconsejaron vivamente en Ferraz. Incluso tuvo que pedir que se le tuviera en cuenta a la hora de distribuir entre los precandidatos actos de la campaña europea, pero hoy su nombre aparece en el mismo estadillo que el de los otros aspirantes, los citados más Patxi López.

El diputado madrileño prepara una “campaña larga” y se postulará inmediatamente después de las europeasEn su carta de presentación, Sánchez destaca tres facetas de su trayectoria. Es economista: doctor en Económicas y Empresariales por la Universidad Camilo José Cela de Madrid, hizo sendos master en política económica de la Unión Europea por la Universidad Libre de Bruselas y el Instituto Universitario Ortega y Gasset. Es el más ‘outsider’: a diferencia de sus posibles contrincantes, no pertenece ni ha pertenecido nunca a la Ejecutiva ni al Comité Federal. Y su actividad profesional no se ha limitado a la política, habiéndose dedicado en algunos periodos a la consultoría internacional en el sector privado: después de trabajar como asesor en el Parlamento Europeo y jefe de gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas en Bosnia durante la guerra de Kosovo, fue concejal en el Ayuntamiento de Madrid entre 2004 y 2007, entró en el Congreso en 2009 para ocupar la vacante dejada por Pedro Solbes y volvió en 2013 tras la renuncia de Cristina Narbona, siendo ahora portavoz en la Comisión de Cambio Climático.

Habla inglés y francés con soltura, y adquirió cierto protagonismo durante la Conferencia Política de noviembre, que le permitió entrar en contacto con dirigentes de todas las federaciones. Además, es telegénico y, cuando ha tenido ocasión de intervenir en la sesiones de control al Gobierno, ha demostrado un buen manejo de la oratoria parlamentaria.

Viejos ‘zapateristas’ y nuevos diputados

La publicación del libro La nueva diplomacia económica española (Editorial Delta Publicaciones), que recoge su tesis doctoral, le ha dado pie para recorrer agrupaciones pulsando el ánimo de la militancia y ha concluido que hay “una gran pulsión de cambio”. A su alrededor se ha configurado un grupo que incluye a algún veterano que ya participó en la fundación de la Nueva Vía de José Luis Rodríguez Zapatero y diputados que se han estrenado en el Congreso en esta legislatura, pero sus partidarios aseguran disponer también de apoyos territoriales y sectoriales. En Madrid se destacó al lado de los partidarios de Trinidad Jiménez cuando la exministra disputó la candidatura autonómica a Tomás Gómez en 2010.

El programa con el que pretende postularse pone en el frontispicio cuatro grandes ejes: trabajo, democracia (con énfasis en la lucha contra la corrupción), igualdad y medio ambiente. Eso si consigue los 12.000 avales necesarios para formalizar su candidatura -el 5% sobre una estimación de militantes de 240.000-. Él cree que no tendrá problemas en conseguirlos, otros lo dudan. Pero ni siquiera se ha dado todavía el pistoletazo de salida y en su entorno se dice y repite que “otros pueden menguar en el recorrido, él sólo puede crecer”.

Patxi López y Carmen Chacón, en una imagen de archivo. (Efe)
Patxi López y Carmen Chacón, en una imagen de archivo. (Efe)
La incógnita Patxi López

La seguridad con la que se manifiestan los partidarios de Sánchez contrasta con la ambigüedad en la que siguen moviéndose otros presuntos aspirantes. Singularmente Patxi López. Aunque no haya relación de causa efecto, su candidatura ha perdido fuelle a medida que se afianza la de Madina.

Entre sus compañeros no hay unanimidad de criterio. Para unos, se trata de un repliegue táctico. Para otros, sus dudas han ido en aumento con el paso del tiempo y en su ánimo pesa la campaña que puede desatarse contra él por no tener carrera universitaria -dejó los estudios de Ingeniería Industrial cuando tenía 28 años para convertirse en diputado-. Se da por hecho que habrá campañas negativas y que, ya que la participación estará abierta a la ciudadanía en general, buena parte de las opciones de cada uno se dilucidará en los medios de comunicación más afines, como la cadena Ser y La Sexta, los dos grandes oráculos progresistas.

Reivindica el carácter autónomo de su candidatura y descarta pactos previos con otros aspirantesPreguntado hace una semana por El Confidencial, Patxi López respondió evasivo: “Ahora ni lo pienso”. La que lo tiene todo pensado es Carmen Chacón, que habla con sus actos, sin desperdiciar ocasión para recordar que sigue estando ahí. Participará en la campaña europea en la última semana y en julio concluirá su estadía universitaria en Miami. De regreso a España, se volcará en el intento de convertirse en la primera mujer candidata a la Presidencia del Gobierno desde la restauración democrática, el rasgo que la distingue de todos los demás aspirantes.

Pero queda mucha tela por cortar, tanta como meses en el calendario hasta que llegue noviembre. Y salir el primero no siempre es la mejor opción. Zapatero se postuló el último y ganó.

Interiores

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios