La reducción de los costes de la campaña electoral del 26-J: ¿posible o insostenible?

'La Chistera' regresa para analizar uno de los primeros debates previos a las elecciones generales del 26-J: ¿Es posible reducir los costes de la campaña electoral?

Foto: Propaganda electoral enviada por los partidos de cara al 20-D. (Efe)
Propaganda electoral enviada por los partidos de cara al 20-D. (Efe)

En una semana de transición entre la disolución de la X Legislatura y los prolegómenos de la campaña electoral de las segundas elecciones generales en menos de seis meses, el tema en boca de los partidos ha sido el ahorro de dinero público en la próxima campaña del 26-J. Aunque, en un principio, parecía que todos los partidos tenían buenas intenciones, lo cierto es que en la reunión de este jueves no llegaron a ningún acuerdo concreto para reducir los costes. Los partidos han quedado en verse de nuevo el próximo miércoles para tratar de llegar a un acuerdo. Mientras se deciden, analizamos las principales verdades, mentiras e imprecisiones de la negociación.

 

Ciudadanos

 

Impreciso. Un envío conjunto de papeletas es la propuesta estrella de Ciudadanos para recortar coste electorales Con dicha propuesta, y según los cálculos de Ciudadanos, el ahorro ascendería a esos 30 millones de euros. Lo cierto es que el Estado abonará en subvenciones por las últimas elecciones generales 27,1 millones de euros, de acuerdo al artículo 175 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG). Como recoge la ley, se abonan "0,18 euros por elector en las circunscripciones en las que haya presentado lista al Congreso de los Diputados y al Senado, siempre que la candidatura pueda constituir un Grupo Parlamentario".

 

Impreciso. De acuerdo al cálculo establecido en la LOREG, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos recibirán 6,2 millones cada uno como ayuda para subvencionar el envío de mailing electoral durante las pasadas elecciones del 20-D. Si se toma como referencia esa cifra, un envío conjunto de la propoaganda electoral ascencería a alrededor de 6 millones de euros. El ahorro es considerable, pero Rivera no ha afinado lo suficiente con la calculadora.

 

Verdadero. Y también es una cuestión ventajista. Prueba de ello es que todavía no hay acuerdo para reducir los gastos. Todos los partidos están de acuerdo en ahorrar costes, pero difieren en el procedimiento. Mientras Podemos apela por un tope de gasto igualitario, el PP no quiere renunciar a la subvención de la propaganda electoral. En definitiva, cada partido hace las cuentas en base a cómo puede obtener mayor ventaja.

 

PP

 

Verdadero. También es cierto que si todos los partidos renuncian al mailing o reducen el gasto en propoaganda electoral excepto uno, como deja entrever Hernando, ese partido se vería beneficiado a la hora de llegar a más electores. La clave para que el acuerdo de reducción de costes electorales prospere, es que todas las formaciones acepten un acuerdo en los mismos términos.

 

Falso. Un argumento para justificar la postura del PP de no recortarla propaganda electoral ya que, bajo el punto de vista de la formación, los electores prefieren ir con el voto preparado desde casa. En realidad, lo que ocurre es que los populares consideran que los pueblos y pequeños municipios de zonas rurales son una zona clave de su electorado.

 

PSOE

Impreciso. Es cierto que una opción es reformar la ley. Pero otra de las posibilidades es renunciar a dicha subvención. Si los partidos no cargan ningún coste, no reciben dicha ayuda por parte del Gobierno. El problema para el acuerdo, en este caso, puede surgir si unos partidos renuncian y otros no.

 

Impreciso. Hernando debería añadir que es una voluntad partidista y condicionada como demuestra la ausencia momentánea de acuerdo. Quieren reducir costes, pero difieren en el procedimiento. Cada partido propone la opción de ahorro que más le beneficia.

 

Podemos

 

Impreciso. Tres millones de euros por partido parecen más que suficientes para sobrevivir a una campaña electoral. Aún así, y si se toman como referencia las subvenciones que corresponden por los resultados de las pasadas elecciones del 20-D, que ascendieron a 66,7 millones de euros entre ayudas ordinarias y propaganda electoral, el ahorro sería algo más elevado. Si se multiplican esos 3 millones de euros por las cuatro formaciones políticas más representadas y se restan de las subvenciones que hemos tomado como referencia, el ahorro rondaría los 54 millones. En cualquier caso, habría que negociar qué cantidad recibirían otros partidos como Izquierda Unida o PNV.

 

A colación de la reducción en los costes, el parlamentario del PNV Aitor Esteban criticó que se haya pasado "de la dictadura del bipartidismo a la de los cuatro partidos". De hecho, Compromís, IU y PNV pidieron mantener la cartelería y las vallas publicitarias en la próxima campaña electoral. Es decir, chocan con el único punto en que PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos están de acuerdo en suprimir para ahorrar costes, aunque todavía se desconoce si tendrá efecto. Compromís, IU y PNV alegan que los partidos minoritarios no tienen "una presencia continuada". Es verdad que no tienen tanta proyección. Otro argumento que demuestra que sólo habrá acuerdo si algún actor de la negociación renuncia a su porción de la tarta.

 

Si consideras que se nos ha escapado alguna frase, envíanosla a datos@elconfidencial.com.

__

Suscríbete a nuestro boletín

Si quieres recibir una vez a la semana el resumen de nuestra verificación en La Chistera, solo tienes que rellenar el siguiente formulario o escribirnos a datos@elconfidencial.com.

La Chistera
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios