¿Ha contado la verdad Màxim Huerta en los medios tras destaparse su fraude fiscal?

En la defensa de su causa por fraude fiscal, el ministro de Cultura y Deporte dimitido fue impreciso en sus entrevistas a diversos medios

Foto: Màxim Huerta visita la Feria del Libro y saluda al escritor Lorenzo Silva. (EFE)
Màxim Huerta visita la Feria del Libro y saluda al escritor Lorenzo Silva. (EFE)

El Confidencial publicó este miércoles la exclusiva sobre el fraude fiscal del ya exministro del Cultura y Deporte Màxim Huerta, equivalente a un total de 218.322 euros en los ejercicios 2006, 2007 y 2008, según rezan dos sentencias de 2017 del Tribunal Supremo de Justicia de Madrid (TSJM). Esa información provocó la dimisión de Huerta, quien defendió que todo lo que había hecho en relación a ese caso "no era ilegal".

Al paso de esos hechos y datos publicados, Huerta concedió durante la mañana del miércoles sendas entrevistas a la Cadena SER y a Onda Cero.

En la cadena de Prisa, aseguró que no había defraudado a Hacienda y que había cumplido sus deberes como ciudadano. Afirmó que la situación en que se vio envuelto junto a su sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen SL, creada en 2006 cuando comenzó a trabajar para Telecinco en 'El programa de Ana Rosa', se debió a “un cambio de criterio fiscal que afectó a miles de españoles que trabajaban en la escena, en plató y en estudios de radio”.

FALSO. Desde la entrada en vigor de la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal, e incluso antes no ha habido un cambio de criterio. Así lo afirma Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha): “No hay un cambio normativo ni tributario alguno que afecte a esas sociedades; a partir de 2001, la Agencia Tributaria puso el foco en ellas con una campaña importante que incrementó el control”. Añade Cruzado que los presentadores y periodistas estuvieron “mal asesorados, pero no es válido el argumento que esgrime Huerta”.

También en la Cadena SER el exministro dijo que “en 2009 cambió el criterio” y que se vio afectado por esa alteración.

FALSO. En este artículo lo explica Carlos Sánchez para El Confidencial. Por su lado, el presidente de Ghesta niega esa variación de criterio en 2009. “Es claramente una sociedad instrumental que está usando para eludir impuestos, no administra, no contrata a empleados, no hay ni siquiera sede fiscal para la empresa, todos los servicios que presta son personalísimos del ministro”, asegura Cruzado. Agrega que “es un caso de libro: está inactiva y solo aporta facturas, como la de José María Aznar en su momento”. Una de las sentencias del TSJM reza: “La sociedad ha realizado labores accesorias consistentes".

“No hubo mala fe”, dijo Huerta a Carlos Alsina en Onda Cero en la mañana del miércoles.

FALSO. en una de las sentencias del TSJM de mayo de 2017, los magistrados ponentes redactan lo siguiente: “Se estima que la conducta del obligado tributario no puede ser calificada sino de voluntaria y culpable, en el sentido que se entiende que le era exigible otra conducta distinta, no pudiéndose apreciar buena fe en su actuación en orden al cumplimiento de sus obligaciones fiscales, sino que, por el contrario, debe concluirse que su conducta ha ido encaminada a eludir su carga tributaria por el impuesto sobre la renta de las personas físicas en los ejercicios inspeccionados”

El ministro de Cultura y Deporte manifestó en Onda Cero: “No oculté nada”.

IMPRECISO. Según las sentencias que desestimaron sus recursos, se dedujo gastos que no se pueden atribuir a una sociedad cuyos servicios son exclusivamente de presentación de programas de TV y de publicidad. Huerta se dedujo gastos por otros conceptos y de un inmueble que posee en Alicante, ajeno a las actividades de Almaximo Profesionales de la Imagen SL. Aseguran los magistrados: “En sede de la sociedad, no se han considerado admisibles los gastos deducidos que se relacionan con el citado inmueble, como la dotación a la amortización y los relativos al asesoramiento e intermediación en la compraventa”. Según explican las dos resoluciones del TSJM, Huerta se dedujo por actividades artísticas 43.770 euros en 2006, 80.481 en 2007 y 24.451 en 2008, habiendo declarado solo por servicios profesionales o rendimientos del trabajo 44.400, 43.065 y 60.000 euros, respectivamente. Como consecuencia, del total de ingresos de los tres ejercicios, 798.520 euros, solo tributó por IRPF 21.860 euros.

La Chistera

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios