Botella se ríe de sí misma y afila el cuchillo contra Aguirre
  1. España
  2. La Feria de las Vanidades
El Curioso Impertinente

La Feria de las Vanidades

Por

Botella se ríe de sí misma y afila el cuchillo contra Aguirre

Doña Ana Botella tenía dos opciones tras el fiasco olímpico. O quedar como una mujer al borde un ataque de nervios o hacer de la necesidad virtud

placeholder Foto: La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el desayuno de esta mañana de Fórum Europea. (Fotografías: E. Villarino)
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el desayuno de esta mañana de Fórum Europea. (Fotografías: E. Villarino)

Doña Ana Botella tenía dos opciones tras el fiasco olímpico y el resbalón del ‘relaxing cup’. O convertirse en una mujer al borde de un ataque de nervios, al estilo Almodóvar que tan poco gusta en la casa de los Aznar, o hacer de la necesidad virtud y ponerse por montera todos los chistes, bromas, mofas y demás comentarios que tanto han circulado por las crueles redes a cuenta de su café con leche de la Plaza Mayor. Tenía dos opciones y, esta vez, sus asesores parece que le han aconsejado mejor que en Buenos Aires. Así que antes de dar lugar al chiste fácil, ella misma ha distendido la situación saludando a los presentes con un “espero que les hayan servido a todos el café”.

La alcaldesa capitalina no nos tiene acostumbrados a estos giros y hay que aplaudir su huida hacia adelante. “Yo conozco bien el sentido del humor de este país y yo me río también muchas veces de mí misma”, ha apostillado.

La alcaldesa ha admitido también lo que es ya de sentido común, que no es aconsejable que la ciudad se presente, por cuarta vez, al intento por hacerse con los JJOO de 2024. Y cada vez que le preguntaban que por qué hemos perdido, respondía con el latiguillo de que es “una competición donde la regla es que no hay reglas”, algo que suena, aunque no lo ha dicho, a que vale todo. ¿También arteras maniobras?

placeholder Esperanza Aguirre, Ignacio González, Soraya Saénz de Santamaría y Jesús Posada (E. Villarino)

Así ha reaparecido hoy Botella en un abarrotado desayuno informativo de Fórum Europa en el Hotel Ritz en el que, según la organización, se han amontonado hasta 1.450 personas a lo largo y ancho de todos los salones del emblemático establecimiento. Tantos había que incluso estaba la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, quien esta misma semana, en la jornada del duelo olímpico, pedía primarias y cambios en el partido, y a quienes muchos, dentro y fuera del PP, ven tras un intento por hacerse con el sillón de la regidora en las próximas elecciones municipales. Si Rajoy da el plácet, claro.

Botella no ha sacado la vara de mando municipal contra ella, pero sí que ha afilado los cuchillos en un duelo de mujer contra mujer que promete y que, por momentos, ha elevado la tensión de la sala. Y es que a la alcaldesa le han preguntadosi ve a la ‘lideresa’ en la competición por la alcaldía y ella ha se limitado a responder que como Aguirre estaba en el desayuno que respondiera ella directamente. El moderador ha preguntado si quería decir algo por alusiones, pero Aguirre no ha abierto la boca. ¿Se le habrá agriado el relaxing cup of café con leche? “¿Cree que no hay perores enemigos que los del propio partido?”, le han preguntado después a la alcaldesa. “Eso ni me lo planteo… No estoy en ello”.

Jesús Posada acompañado de Alberto Ruiz-Gallardón (E. Villarino)Arrestos tiene Aguirre para salir de encerronas como esta. Y cuando a la salida una nube de plumillas, fotógrafos y cámaras le han hecho la misma pregunta, se ha limitado a echar balones fuera. “No sé a qué se refiere, pero oiga, yo he dejado sólo la primera línea de la política y, por tanto, no voy a dejar la política. Ya lo dije, la política es mi vida, pero la primera línea sí que la he dejado”.

Despejado el tema del café con leche a la primera de cambio, el suflé de expectativas generado en torno a esta reentré política se ha deshinchado rápidamente. De todos modos, es digno de mencionar que, pese a todo, y pese a su inglés y a sus manidos clichés a la hora de vender las bondades de su ciudad, Botella ha calificado su presentación y la del COE de “muy buena”.

¿Y qué le dijo su marido? ¿Cuándo habló con él tras la derrota? “Con mi marido hablo todos los días, con o sin Juegos, con decisión o sin decisión”.

Florentino Pérez 'peleándose' con su móvil y Enrique Cerezo (E. Villarino)Rajoy dijo en Buenos Aires que la derrota de Madrid no tendría consecuencias políticas. No se sabe muy bien qué quiso decir con aquello, pero, de momento, a respaldar a la alcaldesa han acudido dos pesos pesados del Ejecutivo: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, a quien no se vio por Buenos Aires pese a que la tercera candidatura era también ‘hija’ suya. También arroparon a Botella en su ‘relaxing breakfast’ el presidente del Congreso, Jesús Posada, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González o la consejera Lucía Figar, que se han reencontrado con Florentino Pérez (el que podría haber hecho su agosto olímpico) tras el viaje en avión privado que compartieron para cruzar el charco y, que esta mañana mantenía una curiosa ‘lucha’ con su móvil. Al lado, y para no hacer de menos a nadie, el presidente del Atleti, Enrique Cerezo, que ayer mismo confirmaba que el cambio del Calderón por la Peineta sigue adelante aunque se haya aparcado el sueño olímpico.

placeholder El padre Ángel, que nunca falla a estos eventos, muestra su cariño a Botella (E.Villarino)

No se perdieron el acto clásicos de estos saraos, como el padre Ángel o el triunvirato de Ifema, a quienes las malas lenguas llaman el ‘frente de juventudes’: Álvarez del Manzano, Fermín Lucas y Luis Eduardo Cortés. Para compensar, estaba Manuel Cobo, recolocado en el mismo organismo, pero que se deja ver mucho menos salvo en los palcos de algunas empresas del Real Madrid.

Estos eventos capitalinos que arremolinan a todo el que pinta algo en el pequeño Madrid del poder sirven también para veren qué han quedado algunosde los que antes generabannosécuantasgenuflexiones a su paso. ComoRodrigo Rato, exvicepresidente del Gobierno del marido de la alcaldesa, ex director gerente del Fondo Monetario Internacional y expresidente de Bankia, y que hoyno tiene siquiera asiento reservado en la mesa VIPen la que se sientan las autoridades. Como lo leen, al pobre don Rodrigo ya lo sientan fuera de plano, entre anónimos comensales. Hoguera de vanidades.

placeholder Rodrigo Rato también se apuntó al 'relaxing cup of café con leche' (E. Villarino)

Entre los comensales ha reaparecido también Eduardo Zaplana, padrino de Elena Sánchez, la directora de comunicación que le acompañó al exministro en su etapa de portavoz parlamentario, y que Zaplana colocó a Botella en la alcaldía para disgusto de muchos periodistas que estaban muy contentos con la que era mano derecha de Gallardón, Marisa González. También, de la ‘época aznaril’, Miguel Ángel Cortés o Gómez Angulo, hoy al lado de doña Ana.

Por cierto, que a Botella le han preguntado por lo de la Diada y ella ha contestado con un escueto: “A mí las cadenas no me gustan… De ningún tipo”. Afirmación pensada a vuelapluma y que hubiera tenido algo más de credibilidad si no llevase precisamente una alrededor del cuello.

Esperanza Aguirre Ana Botella Ignacio González Alberto Ruiz-Gallardón