Mayo floreado y vistosos paracaidistas para el primer año de presidenta de Cifuentes

En su primera fiesta para honrar a los héroes del Dos de Mayo, Cristina Cifuentes estuvo muy arropada por la fuerza militar en todos sus estamentos

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. (EFE)

Desde las ocho en punto de la mañana, con precisión militar, la siempre bulliciosa calle Mayor de Madrid se despertaba al son de marchas militares. Mientras los últimos bolingas daban sus tumbos finales después de una noche de copas, el Madrid oficial y oficialista se engalanaba para acudir a la histórica Casa de Correos, que reuniría a lo más granado de la política nacional, excepción hecha de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que, según dijeron sus ayudantes o íntimos conocedores, decidieron retirarse a cargar baterías.

[Galería: todas las imágenes de los actos del Dos de Mayo]

En Madrid nada se nota más que el aire electoral. Con las tribunas repletas, ansiosas de homenajear a las Fuerzas Armadas -la Guardia Civil, siempre la más aplaudida- llegaron el presidente en funciones, Mariano Rajoy, la vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, rodeada de sus principales edecanes en la Plaza de Cibeles.

Mayo floreado y vistosos paracaidistas para el primer año de presidenta de Cifuentes

Pese al 'puente', que no suele ser algo que perdonen los madrileños, aquello estuvo muy concurrido y emocionante cuando los himnos (el de España por tres veces, el homenaje a los caídos y 'La muerte no es el final') atronaron la histórica e inabarcable Puerta del Sol. Espectacular el aterrizaje de cuatro paracaidistas de la brigada, una de ellas mujer, que cubiertos con grandes banderas de España y de la Comunidad pusieron los pies a unos metros de las autoridades.

José Manuel Romay Beccaría, presidente del Consejo de Estado en representación de las otras instituciones, y el presidente del Senado, Pío García Escudero. Ni estuvo ni se le esperaba Patxi López, que suele tener ocupaciones más lúdicas y tiene difícil repetir en la poltrona de la Carrera de San Jerónimo. Soledad Becerril, más defensora del Pueblo que nunca.

[Ver el polémico discurso de Pérez-Reverte]

El todavía partido en el Gobierno, además de su comandante en jefe, Rajoy, estuvo muy bien representado. Pablo Casado, un líder en ciernes pero emergente, Andrea Levy, un sinfín de alcaldes populares, José Luis Ayllón y la diputada autonómica Isabel Díaz-Ayuso. Alicia Sánchez-Camacho, que fue acompañada por su hijo de corta edad Manel.

El PSOE estuvo comandado por su portavoz en el Parlamento regional, Ángel Gabilondo, el senador José Cepeda, amén de concejales y diputados de la Comunidad.

Podemos mandó a su portavoz 'ex Cáritas', José Manuel López, y otros colegas del grupo absolutamente desconocidos. Ciudadanos estuvo encabezado por su inmarcesible líder, Albert Rivera, al que no dejaron solo ni Begoña Villacís ni los diputados Francisco de la Torre ni Miguel Cuadrado, que escuchó 'cuadrado' el himno nacional.

Sociedad civil

Pero fue la sociedad civil la que más presencia tuvo. Suele ocurrir. La prensa, en nombres como Fernando Jáuregui, Nacho Cardero, Carlos Sánchez, Raimundo Castro, Constantino Mediavilla, Antonio Naranjo, Julio Somoano, Nacho Mostazo, Arsenio Escolar, Alfredo Meléndez, Alfredo Urdaci, Nieves Herrero y un larguísimo etcétera.

Mayo floreado y vistosos paracaidistas para el primer año de presidenta de Cifuentes

Entre los cineastas, sobresalían el director Antonio del Real; el padre Ángel vendiendo sus obras de solidaridad y caridad acompañado por el siempre predispuesto Pedro Blasco. Pero la Iglesia mandó a su obispo más conocido, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, que llevaba la representación de su superior jerárquico, monseñor Carlos Osoro, de visita oficial en Santiago de Compostela.

El pequeño Nicolás

Fueron la situación política y las próximas elecciones los temas que más corrillos consumieron, especialmente en torno al presidente Rajoy y la presidenta Cifuentes. El primero no daba abasto, y por un momento creyó que ya había ganado las elecciones. Bien es cierto que jugaba en casa. La presidente Cifuentes se tuvo que subir al primer piso para poder atender a los medios y fans.

La otra anécdota que corrió de boca en boca fue la del pequeño Nicolás intentando colarse una vez más en un acto al que no había sido invitado. Y lo intentó por tres veces. Cuando en la puerta principal fue atajado por la Guardia Civil, se dio media vuelta y lo intentó por la puerta trasera. Tampoco coló. Su traje al corte se quedó para mejor ocasión. Quería montarla y se quedó con las ganas.

En su primera fiesta para honrar a los héroes del Dos de Mayo, justo en el lugar donde esos corajudos plantaron cara a las tropas imperiales invasoras, Cristina Cifuentes estuvo muy arropada por la fuerza militar en todos sus estamentos. Lo que ignoro es si echó en falta a sus dos predecesores, esto es, Esperanza Aguirre e Ignacio González, que no se dejaron ver ni en la tarjeta de visita.     

La Feria de las Vanidades
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios