Cristina Cifuentes supera el 2-M más difícil

Como todos los años, la sociedad civil madrileña abarrotó la Real Casa de Correos

El morbo estaba servido. Un gran morbo, un extraordinario morbo.

La parafernalia oficial fue la de todos los años, pero no el ambiente político y social. La presidenta Cristina Cifuentes venía obligada a bailar en el alambre más acerado. No hace falta que nadie explicite las circunstancias por todos conocidas.

Lo único a faltar en relación con otros años fueron los paracaidistas asombrando con su salto preciso y matemático enfrente justo de la Real Casa de Correos.

Durante la entrega de Medallas de la Comunidad de Madrid destacó el cantante Alejandro Sanz, en todo momento servido por Niña Pastori en un canto que puso los pelendengues de corbata a los asistentes.

Cristina Cifuentes supera el 2-M más difícil

En la tarima de honor, presidida por Cifuentes, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, la presidenta del Parlamento, Paloma Adrados, la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, secundada en su aparición en momentos difíciles por Marta Higueras y el concejal delegado de Seguridad, Javier Barbero.

El público, impaciente, coreó a la presidenta (“guapa”, “guapa”, “guapa”) mientras vitoreaba al Ejército y a la Guardia Civil.

En el ambiente sobrevolaban los últimos acontecimientos relativos al expresidente que durante años presidió el desfile y los fastos del 2 de Mayo.

No puede apuntarse ningún despite 'ad hoc', salvo de los empresarios, aunque no todos. Porque allí estaban Jesús Núñez (Universidad Alfonso X el Sabio) y todos los rectores de las universidades públicas. El comandante militar de Madrid, el general Luis Cebrián Carbonell, y los mandos de la Benémerita y almirantes en ejercicio.

Los primeros en hacer aparición fueron María José Cantudo, el cineasta Antonio del Real y Encarnita Polo. Pregunté por la ausencia significativa de la secretaria general María Dolores de Cospedal, pero estaba en misión específica de su ministerio de Estado. No faltó el 'cuatriministro' Íñigo Méndez de Vigo, la estrella de la reunión, que no echó en falta el entusiasmo ni el agradecimiento a Mariano Rajoy por mor de su templanza y sosiego en momentos de turbulencias.

Todos los concejales del Partido Popular -Carromero, Bernal, etc...-, el doctor Vaquero, los concejales de Ciudadanos con Albert Rivera a la cabeza en todo momento secundando por su hombre en la CAM, Ignacio Aguado... Juan Carlos Vera, tan apuntado, también hizo acto de presencia con sordina. Y Antonio Terol, alcalde de Boadilla, un chico que aspira con razón y razones.

Cifuentes (3d), Concepción Dancausa (2i), Sáenz de Santamaría (4d), Paloma Adrados (2d) y Carmena.
Cifuentes (3d), Concepción Dancausa (2i), Sáenz de Santamaría (4d), Paloma Adrados (2d) y Carmena.

Pablo Casado como una estrella rutilante al que Cifuentes quiere como candidato a la alcaldía de Madrid. Un guiso para todas las salsas.

Del enjambre de alcaldes, concejales y demás parafernalia comunitaria ni me acuerdo. Pero haberlos los había.

Cifuentes saluda al arzobispo Carlos Osoro. (EFE)
Cifuentes saluda al arzobispo Carlos Osoro. (EFE)

La Iglesia no suele faltar a estos saraos. Encabezaba la comitiva el cardenal de Madrid Carlos Osoro y el padre Ángel, un fijo donde los haya.

Ángel Gabilondo, con su bonhomía, se dejaba querer dispuesto a sacrificarse por la causa y un sinfín de dirigentes madrileños del PSOE cuya principal preocupación es lo que ocurra el 21 de mayo en su propio predio. Les va la vida en ello. Entre ellas, la 'partenaire' de Podemos en el ayuntamiento capitalino, Puri Causapié. Sin descontar a Rafael Simancas siempre como flor inmarchita para una conspiración que se precie.

La colonia periodística al uso, nutrida como era la ocasión. Miguel Ángel Aguilar, Diego Armario, Lucía Méndez, Javier Casqueiro, Pedro Blasco, Vicente Gil, Carmen Remírez de Ganuza y un largo etcétera a pesar del puente sagrado de mayo.

En el mundo de la farándula pude ver a Carmen Lomana, acompañada en todo momento por la exjueza Purificación Pujol, ahora integrada en Montero&Aramburu Abogados. Sin faltar las Campos -madre e hija- y otros nombres de menor caché televisivo.

Si alguien quiso echar a faltar a renombres de otras ediciones se podría apuntar a Florentino Pérez y Juan Miguel Villar Mir, pero esta es otra historia bien distinta.

Los básicos, los de siempre, estaban. Sumergidos o a flote.

Que no son estos buenos tiempos para la lírica.

La Feria de las Vanidades
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios