38ª edición premios Princesa de Asturias: hasta aquí llegó el agua

Una cierta "angustia" ante lo que está ocurriendo en España es la palabra que podría definir bien la jornada ovetense que tanto gusta al rey Felipe VI y su esposa Letizia

Foto: El rey Felipe y la reina Letizia durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2018. (EFE)
El rey Felipe y la reina Letizia durante la entrega de los Premios Princesa de Asturias 2018. (EFE)

En el avión chárter oficial fletado para la ocasión (como cada año) se respiraba un sentimiento de semiangustia entre los "supporters" del rey Felipe que acudían a Oviedo con un plus de indignación generalizada ante lo que está ocurriendo en España, especialmente en todo lo que entienden como ofensiva para liquidar la Corona.

En ese avión no pisó moqueta ni un solo ministro del Gobierno, ni alto cargo alguno, que para eso están en el poder. Mucha representación de medios oficiales, encantados de verse envueltos en el celofán del "poder". Como niños con zapatos nuevos. Ahora mandamos nosotros… oiga, que es una versión civil de “¡yo soy el presidente…!"

En el avión viajaron los líderes de la oposición, Pablo Casado, enmaridado con Adolfo Suárez Illana al que todo el mundo supone un plus de responsabilidad política dada la correlación personal y política extraordinaria que le une con el jefe del Partido Popular.

En las calles de Oviedo, cubiertas por la sutil lluvia de siempre, también se abrieron los poros cada vez que S.M el rey Felipe VI se escanciaba por las calles o cualquier atisbo de enseña real.

Empresarios y editores, Blas Herrero, Fernández-Galiano, otros por delegación como Fernando Giménez- Barriocanal y ex de todo tipo y condición con José Antonio Vera (EFE), el perenne Andrés Aberasturi y otro histórico de Radio Nacional, Javier Martín Domínguez. Directores de medios en ejercicio, amén de "creadores de opinión" que buscaban su agosto corriendo, educadamente, detrás del jefe del Estado, sobre todo, para conocer su estado de ánimo por todo.

Una cierta "angustia" ante lo que está ocurriendo en España es la palabra que podría definir bien la jornada ovetense que tanto gusta al rey Felipe VI y su esposa Letizia. Angustia y ganas de elecciones adornaron la mañana, tarde y suave noche ovetense que presenta a su presidente, Javier Fernández como un dirigente que ya "ha tirado la toalla" en el afán socialista de embridar a su comandante en jefe. Pedro Sánchez rompió la tradición de acompañar a los monarcas en su primer año de presidencia como hicieron anteriormente todos los primeros ministros desde Adolfo Suárez. El hotel Reconquista engalanado bajo la batuta de su gestor, el gallego (Lugo) Amancio López, rebosa como las calles de la vieja Vetusta donde sus ciudadanos se agolpaban para ver 'in situ' a su rey y a su paisana.

La vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Carmen Calvo, saluda al presidente de la Fundación Princesa de Asturias, Luis Fernández-Vega Sanz. (EFE)
La vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Carmen Calvo, saluda al presidente de la Fundación Princesa de Asturias, Luis Fernández-Vega Sanz. (EFE)

Al final, llegaron cinco ministros encabezados por la vicepresidenta Carmen Calvo. Josep Borrell que aplaudió a rabiar las palabras del Rey reivindicando los 40 años de la Constitución. Pedro Duque, un tanto ausente, la ministra Ribera, la ministra asturiana sustituta de Carmen Montón. Naturalmente, el poder legislativo en el cuerpo inmortal de Ana Pastor y el judicial donde se no se baja ni aunque le mutilen Carlos Lesmes.

De entre la multitud de 'celebrities' la reina continúa siendo Isabel Presyler quien demostró a su marido el Nobel Vargas Llosa quién manda. El Duque de Alba, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco y los ex jefes de la Casa, Alberto Aza y Fernando Almansa. El IBEX estuvo al mando del presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez-Galán.

Para el nuevo presidente de la Fundación, el doctor Luis Fernández Vega, tras la marcha después de muchos años de Matías Rodríguez Inciarte lo sustancial es "conectar con los jóvenes porque la institución no es algo ni baladí, ni demodé…". Precisamente un grupo de jóvenes enarbolaban pancartas con el signo de "Republicana Asturiana" o "Asturies nun tien rei". Cierto es que fueron deshilachados por la multitud fervorosa.

¿Cómo arreglamos esto? Era también una de las preguntas más socorridas durante el buffet de mediodía y en el cóctel de la noche en los amplios salones del Reconquista. Una cierta indignación por la visita de Pablo Iglesias a Oriol Junqueras en Lledoners.

Alma Guillermoprieto durante su discurso. (Reuters)
Alma Guillermoprieto durante su discurso. (Reuters)

La periodista mexicana Alma Guillermoprieto emocionó a los numerosos periodistas presentes en la sala. Lo suyo fue la escatología del periodismo mártir recordando sus experiencias en los países iberoamericanos donde caen segados por las balas o ahorcados por los sicarios aquellos informadores que se ponen en pie ajustado con la verdad. Pero no le fue a la zaga el director cinematográfico oscarizado Martin Scorsese que dictó una lección magistral sobre el pasado, presente y futuro del cine. El rey puso especial acento en reivindicar la labor de la vieja profesora Sylvia A. Earle, Premio de la Concordia por su defensa de los mares y los océanos. Casi llora a moco tendido el Teatro Campoamor donde no cabía un alfiler y vestidos con sus mejores galas.

Quizá las dos ovaciones más sonoras y largas se las llevó la reina Sofía, impertérrita como siempre, cuando se asomó a su palco. El pueblo sabe entender el dolor.

Ni puedo ni quiero terminar el color de los 38º Premios Princesa de Asturias sin acotar el final del discurso del rey Felipe. El alegato en pro de la Constitución era el mensaje claro, meridiano y firme que quiso mandar a los rompedores. También lo entendió el auditorio que, puesto en pie, dejó claras sus intenciones.

Resistir. Luchar. Permanecer. Tenemos la razón y la Historia de nuestra parte.

La Feria de las Vanidades
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios