Blanco y Rubalcaba ‘vuelan’ en la red y se hunde la senadora que desnudó a Chacón

La campaña del 20-N en Twitter estuvo ayer marcada por la exclusiva de @ElConfidencial sobre el lujo de altos vuelos de Alfredo Pérez Rubalcaba y José

La campaña del 20-N en Twitter estuvo ayer marcada por la exclusiva de @ElConfidencial sobre el lujo de altos vuelos de Alfredo Pérez Rubalcaba y José Blanco que, en plena crisis, se ven ‘obligados’ (según prensa del PSOE) a ir en jet privados a algunos mítines por el módico precio de casi 10.000 euros la hora. La exclusiva de Javier Chicote incendió los mensajes en la red e hizo de ‘Blanco y Rubalcaba’ uno de los 10 temas estrellas del ‘trending topic’ de Twitter.

Pero no sólo de Falcon vive la campaña 2.0, y otro de los temas del día fue el falso pecho de Carme Chacón, llevado a la fama por la mala cabeza de una aspirante a senadora del PP en Baleares. Con mucho retraso, los ‘populares’ se dieron por aludidos y obligaron, en torno al mediodía de ayer, a que Francisca Pol renunciara a todos los cargos públicos que ostenta y a su candidatura al Senado por ‘responsabilidad política’. Y así lo anunció en el lugar del crimen: su página personal de Facebook donde el día anterior había colgado el fotomontaje de la ministra. La decisión de Pol, que el día anterior era objeto de los ataques de Elena Valenciano, fue ampliamente retuiteada por las terminales en la red del PP, exigiendo que Zapatero o Rubalcaba reclamaran lo mismo, la renuncia, a José Blanco.

La tercera víctima de sus propios excesos en Twitter fue el concejal de Movilidad del alcalde de Madrid. Fernando Autrán no presentó su renuncia, fue directamente fulminado por Gallardón, que no quería llegar al ‘debate a cinco’ de TVE con una bala para sus adversarios. Gallardón destituyó a Autrán por sus mensajes ‘excesivos’ en su cuenta de Twitter @Fernando_Autran. Entre otras perlas, este cargo de confianza del primer edil de Madrid se mofaba de lo mal que iban las cosas en PRISA y anunciaba más EREs o acusaba a los socialistas de estar “colando a ETA cuando llevan días lamiéndose el cipote como si fuera su mérito!”. Autran intentó frenar el incendio con un mensaje: “Lamento profundamente el desafortunado tuit sobre los eres. Y pido disculpas públicamente”. Pero ya era tarde. Gallardón le destituyó y a media tarde, Fernando_Autran no existía siquiera como cuenta en Twitter. Antes de desaparecer, las agencias expurgaron algunos tuits en su perfil. Entre los 1.065 que había mandado, uno dedicado a Chacón: “Y tú que quieres para España. Das vergüenza ajena y eso que vas de cuota. Pija de colegio de pago y casi no sabe hablar. La salva el despliegue mediático de su pareja”.

Ante tanto político metido a tuitero que deja de serlo por sus excesos con los mensajes en una red que hoy multiplica su repercusión, los expertos en redes sociales aprovecharon para colocar en mitad de la polémica sus decálogos de lo que no tiene que hacer un político en Twitter. En resumidas cuentas, y después de muchos consejos, aplicar el sentido común que, en el caso de algunos políticos, es el menos común de los sentidos.

Luna de Papel
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios