El efecto mariposa del 21-0: Rajoy, Rubalcaba, Conde y Chacón también se la juegan hoy

  Que el aleteo de una mariposa se deje sentir en el otro lado del mundo es menos verificable que la realidad de que este domingo,

 

Que el aleteo de una mariposa se deje sentir en el otro lado del mundo es menos verificable que la realidad de que este domingo, en las urnas del País Vasco y Galicia, no sólo se la juegan Patxi López y Alberto Núñez Feijóo sino que de cómo batan hoy las alas de las papeletas dependerá el futuro inmediato de Mariano Rajoy, de Alfredo Pérez Rubalcaba o del peculiar Mario Conde, pero también de Carmen Chacón o las huestes de Jaime Mayor Oreja.

En Galicia, las encuestas que maneja el PP le dan la mayoría absoluta, una vez conjurado el miedo inicial al desgaste que podía ocasionar a Feijóo en Pontevedra la presencia de Mario Conde. El exbanquero, a quien la justicia le vino a recordar justo al comienzo de la campaña que tiene varias fincas embargadas, intentó el viernes una última jugada muy poco convencional para atraerse votantes: incluyó papeletas en cada ejemplar de los periódicos del “Diario Atlántico” de Vigo y “La Región” de Orense, propiedad del grupo amigo de Conde “Outeiriño”. Si Conde, impulsado por Intereconomía y La Gaceta, el grupo de Julio Ariza donde departe como tertuliano, no logra un escaño que condicione el Gobierno de Feijóo, el exbanquero habrá vuelto a fracasar y Pontevedra será su tumba política.

Pero el entierro de las ambiciones, otra vez, de Conde será el trampolín nacional para Feijóo si, como indican los sondeos, conserva esa mayoría absoluta que le permitirá ser el primer dirigente popular que mantiene el poder –tras el ‘fracaso’ de Javier Arenas en Andalucía y el esperado batacazo en Asturias- en plena ola de recortes del Gobierno de Rajoy. “A Mariano, lo del País Vasco le importa relativamente. Donde se la juega –dice una fuente del PP nacional- es en Galicia y con Alberto. Si conserva el poder, será un aval para su política e, incluso, le permitirá encarar las elecciones catalanas de otra manera”.

Y nadie duda que el triunfo de Feijóo será su aval para convertirse en el delfín de Rajoy de cara a un hipotético relevo. Esperanza Aguirre, que en su momento se sintió maltratada por Rajoy cuando éste mimaba a su barón gallego, no ha dudado en hacer campaña en Galicia. Y la expresidenta no se hubiera mojado –a Basagoiti sólo le acompañó en un desayuno en Madrid- de no ser porque las encuestas le dan garantía de que su implicación en la campaña gallega en un restaurante que tuvo que ampliar los salones el día de su comida no será en balde.

¿Y en el PSOE? Si el batir de la mariposa en Galicia, como parece, se lleva por delante a Pachi Vázquez, Rubalcaba no tendrá dónde refugiarse cuando le llegue el tsunami del batacazo que, en el País vasco, le auguran todos los sondeos al que debía ser su delfín, el otro Patxi, López. De lehendakari a tercera fuerza política. Su esperanza, que el PNV de Urkullu le necesite para gobernar y hacer frente común ante los abertzales de Bildu.

Rubalcaba, si los dos pachis pierden en Galicia y el País Vasco, habrá echado por la borda su quinta elección consecutiva en plena crisis y en plena ola de recortes de Rajoy. A la debacle del 20-N de las generales siguió la dulce derrota en Andalucía –con un candidato, José Antonio Griñán, que para más inri es chaconista-, y la de Asturias, donde al final ha podido gobernar sólo gracias a IU y a UPyD. Y aquí es donde entra en acción Carme Chacón y el resto de baronías que están estrechando el cerco sobre Rubalcaba porque entienden que es un auténtico “cadáver político” incapaz, según aseguran, de levantar al PSOE por mucho que la crisis y los recortes estén hundiendo al PP. La derrota de los dos pachis será la señal para luchar por los despojos de RbCb.

Claro que en los dominios populares no todo son luces este domingo. En el País Vasco, la caída del PP –aunque no sea tan pronunciada como los tres escaños que predecía el CIS- sí parece que será suficiente como para dar munición a los que llevan varios años despotricando en la sombra de la política de “apaciguamiento” de Antonio Basagoiti. El círculo tradicional de Mayor Oreja, empezando por Carlos Iturgaiz, la olvidada María San Gil o Pilar Elías, no tardarán en moverse para cobrarse pasadas afrentas, y si no pueden con Basagoiti, sí con algunos de sus peones, como Iñaki Oyarzábal.

En resumen, que el efecto mariposa de este 21-0 se va a dejar sentir no sólo en Ajuria Enea o el Palacio Raxoy, sino en Ferraz y Génova. Y esta noche serán muchos los que crucen los dedos porque el puzzle político de los próximos meses depende en buena parte de que hoy gane Feijóo o de que el PNV dependa de Patxi López para volver al poder.

Luna de Papel
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios