Es noticia
Menú
Cibeles, plató de películas serie B
  1. España
  2. Madrid
David del Cura

Entresijos y gallinejas

Por

Cibeles, plató de películas serie B

En el Ayuntamiento de Madrid se ha estirado hasta el ridículo la comisión de investigación sobre el espionaje a Ayuso, una historia que no tenía sentido alguno y cuando ya no le interesaba a nadie

Foto: Almeida comparece en la comisión sobre el espionaje. (EFE/Mariscal)
Almeida comparece en la comisión sobre el espionaje. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Esta primavera veraniega que vivimos nos ha devuelto el ecosistema que teníamos antes de la peste. Canillas blanquecinas de señores en pantalón corto, juegos malabares de lycras y algodones, guiris recalentados ilustrando el centro, ganas de “hacer cosas”, que en realidad es no hacer nada, y esta temporada con el patrón presente. Que es año santo y se expondrá el cuerpo incorrupto de San Isidro en la Real Colegiata. En los templos siempre hace buena temperatura. Los que sean más de pradera tienen propuestas para el esparcimiento gastronómico-musical, entresijos y algunos conciertos agradables, ahora ya suenan bien casi todos, de calidad técnica aclaro, que no quiero aquí despeñar el reguetón ni alabar el rock patrio de vaquero ceñido. Para broncas ya tenemos el Ayuntamiento de Madrid. Ese lugar donde nunca caducan las tramas, donde siguen las representaciones cuando ya se ha ido el público y hasta el resto del reparto.

Foto: José Luis Martínez-Almeida, Isabel Díaz Ayuso y Enrique López. (EFE/Javier Lizón)

Es una versión cañí sin épica ni política de 'Onoda, 10.000 noches en la jungla', el japonés que siguió la II Guerra Mundial 30 años más (la película, recién estrenada, tiene vocación de intensa pero se lleva con soltura). Cuando el PP ya tiene un presidente que gana en las encuestas y es la esperanza de la derecha y de lo que está a la derecha de la derecha, también llamada extrema, para desalojar a Sánchez de la Moncloa, en el Ayuntamiento de Madrid todavía estaban esta semana preguntando si alguien había espiado a Isabel Díaz Ayuso.

Cuando en unos días precisamente Díaz Ayuso va a ser coronada como presidenta del PP de Madrid en un IFEMA reventón y con toda la cohetería, en el Ayuntamiento, el alcalde tiene que someterse a un interrogatorio de cartón piedra sobre la presunta salida de fondos de una empresa municipal para pagar a un detective al que llamaron y no entendió el encargo porque no había tal. Las comisiones de investigación son un entretenido esparcimiento para quien está en la oposición. Por unos días puedes convertirte en un actor o actriz de película americana de esas de juicios e incluso jugar a descubrir los desajustes en las declaraciones: “Usted ha dicho un mes y el alcalde dijo dos, ¡escándalo!”.

Foto: José Luis Martínez-Almeida, durante la última sesión de la comisión de investigación. (EFE/Mariscal)

El reparto, esta vez era tirando a cutre, solo lo han conformado los que han ido obligados, excepto Ignacio González, expresidente de la Comunidad. Él sí que sí fue espiado, y a comparecer fue con su libro, con copias para repartir entre los portavoces de la oposición. A Noé le iban a preguntar por inundaciones. Pero ya nadie se acuerda de él, salvo el diario El País en la fiesta del 2 de mayo que siempre destaca su ausencia de la fiesta en Sol. Carromero, la piedra de bóveda de todo este enredo y único dimitido, se ha ausentado como favor al partido que le dió todo y al Ayuntamiento que le dejó mandar por encima de la prudencia. En las conclusiones podemos anunciar una concatenación de lugares comunes sin nada concreto. Quizá sea el último episodio de la voracidad regeneradora de Ciudadanos, siempre con el “fris-fris de sala de cine X” clamando por el buen olor de la cosa pública.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, junto a Isabel Díaz Ayuso (EFE/Nacho Gallego)

Bueno, ya se ha terminado para que podamos disfrutar de la primavera y de la cuarta entrega de otra de esas películas de serie B que tiene Cibeles: 'La herencia de Carmena'. Los cuatro fugados de Más Madrid que han permitido que la coalición de gobierno encontrara apoyo en los presupuestos y votaciones importantes, que luego se quedó en trío, ya no son Grupo Mixto... ¡Oh!. La juez, adelantaba El Confidencial ayer, les ha dicho que si quieren se queden como “no adscritos” y entre ellos y el Ayuntamiento, que paguen las costas. Este Consistorio con todas sus tramas y subtramas demuestra que en las grandes crisis en el seno de la derecha o de la izquierda, ahora que tanto se mira a Andalucía, lo importante no es la profundidad de la herida sino el tiempo de cicatrización. Salvo cuando la puñalada es de muerte

Esta primavera veraniega que vivimos nos ha devuelto el ecosistema que teníamos antes de la peste. Canillas blanquecinas de señores en pantalón corto, juegos malabares de lycras y algodones, guiris recalentados ilustrando el centro, ganas de “hacer cosas”, que en realidad es no hacer nada, y esta temporada con el patrón presente. Que es año santo y se expondrá el cuerpo incorrupto de San Isidro en la Real Colegiata. En los templos siempre hace buena temperatura. Los que sean más de pradera tienen propuestas para el esparcimiento gastronómico-musical, entresijos y algunos conciertos agradables, ahora ya suenan bien casi todos, de calidad técnica aclaro, que no quiero aquí despeñar el reguetón ni alabar el rock patrio de vaquero ceñido. Para broncas ya tenemos el Ayuntamiento de Madrid. Ese lugar donde nunca caducan las tramas, donde siguen las representaciones cuando ya se ha ido el público y hasta el resto del reparto.

Isabel Díaz Ayuso Ignacio González Ángel Carromero José Luis Martínez-Almeida Madrid Ayuntamiento de Madrid