Medel y el desfalco canalla de las cajas
  1. España
  2. Matacán
Javier Caraballo

Matacán

Por

Medel y el desfalco canalla de las cajas

El escándalo de las cajas de ahorros es el de un gran fraude público en que los estafados acaban sufragando a escote la mordida. A saber cuánto ha dejado de progresar España por el dinero público derrochado

Foto: El expresidente de Unicaja Braulio Medel. (EFE/Pool/José Manuel Vidal)
El expresidente de Unicaja Braulio Medel. (EFE/Pool/José Manuel Vidal)

Como nunca conoceremos la verdad, intentemos al menos que no decaigan el cabreo ni la indignación. Porque pasan los años y siguen llegando noticias que nos recuerdan el descaro, la impotencia y la impunidad del desfalco de las cajas de ahorros en España, a consecuencia del despilfarro, la corrupción y la inutilidad de quienes las han gobernado, que son todos ellos dirigentes políticos y sindicales. Lo que ahora acabamos de saber, a través de El Confidencial, es que el consejo de administración de Unicaja Banco ignoró o ‘archivó’ un informes internos que advertían de ocultaciones y de un agujero de 300 millones de euros en Liberbank, la entidad con la que iba a fusionarse, nacida también a partir de antiguas cajas de ahorros.

Nadie conoce, por supuesto, los motivos por los que el pope de las finanzas andaluzas, Braulio Medel, decidió que la entidad malagueña tenía que mirar hacia otra parte y no prestar atención a aquella información que le perjudicaba, pero es lo que ocurrió. La nebulosa de misterio que siempre ha envuelto a Braulio Medel es la misma que ahora tapa este último episodio que, como todos los anteriores, nos deja con cara de bobos. Una vez más, otra vez más, todo esto ocurre sin que los supuestos controles internos y externos, desde las propias entidades financieras hasta los respectivos gobiernos autonómicos, pasando por el servicio de inspección del propio Banco de España, hayan alertado o movido un solo papel para evitar que, como si tal cosa, se pueda enjugar un agujero multimillonario. Lo único que no es necesario preguntar de ese extraño episodio ocurrido en la fusión de Unicaja y Liberbank es quién acabará pagándolo, porque esta es la única variable de la ecuación que siempre se mantiene fija.

Foto: Medel (2d), (Unicaja), con Juanma Moreno (2i), presidente de la Junta. (EFE)

¿Cuántos miles de millones se han birlado, de una forma o de otra, de las cajas de ahorros españolas? El único dato cierto al que podemos remitirnos es el informe del Banco de España, de hace un par de años, en el que se detalla el dinero que hubo que inyectar en las cajas de ahorros para evitar la quiebra en que las dejaron sus rectores tras la primera crisis económica. Aquel agujero, cubierto con dinero de los contribuyentes, alcanzó los 80.000 millones de euros y, como era de esperar, la reposición de esas ayudas ha sido irrisoria por parte de las entidades financieras. Lo mismo sucede con las responsabilidades penales: se iniciaron diversos procesos judiciales, pero el porcentaje de condenas ha sido mínimo. Es decir, que se ha cumplido aquello que dijo una vez Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, de que la ley en España “está pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador”.

El escándalo de las cajas de ahorros es el de un gran fraude público en que los estafados acaban sufragando a escote la mordida. A saber cuánto ha dejado de progresar España por el dinero público derrochado. Porque esos 80.000 millones superan ampliamente, por ejemplo, los 69.500 millones de euros de transferencias directas concedidos por la Unión Europea a España para salir de la crisis de la pandemia y financiar las reformas e inversiones que se requieren para modernizar el país. Si a esas ayudas las han llamado un nuevo ‘plan Marshall’ para España, ¿cuántos planes Marshall se han tragado la corrupción política y el despilfarro de cuatro décadas?

Foto: Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja. (EFE)

El personaje central de este nuevo episodio, que nos retrotrae a los años más oscuros de las antiguas cajas de ahorros, Braulio Medel, es uno de los pocos supervivientes en España de un mundo tan convulso como el de la política y las finanzas. Quizá sus orígenes sean los que expliquen su capacidad innata para mantenerse a flote: llegó a la política en los años ochenta del siglo pasado, con los primeros años de gobiernos socialistas de Andalucía, y en la primera ocasión que tuvo, se marchó a una caja de ahorros, aprovechando el desembarco político en esas entidades. Así que, a diferencia de otros, se doctoró en el mundo financiero, pero sin olvidarse nunca de las enseñanzas de la política, un saber que tenía ya destilado por su pertenencia al ‘guerrismo’, el sector de Alfonso Guerra, el sector duro del PSOE de entonces. Hubo años en Andalucía, que pudieron ser décadas, en que el poder estaba distribuido entre el Gobierno andaluz y los presidentes de las cajas de ahorros, que siempre bailaban al compás que se marcaba desde la Junta de Andalucía.

Braulio Medel siempre supo manejarse con soltura florentina, incluso cuando la inefable Magdalena Álvarez, en sus tiempos de consejera de Chaves, se obsesionó con unir todas las cajas andaluzas en una sola para presidirla ella. No lo consiguió, pero, como es sabido, lo ‘cambió’ pasados los años por la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones, que mantuvo hasta exprimir la última nómina de 15 o 20.000 euros mensuales.

Foto: Imagen de archivo de la declaración de Braulio Medel durante el juicio de los ERE fraudulentos de Andalucía. (EFE)
La izquierda estrecha el cerco sobre los polémicos sobresueldos a Medel
Pablo D. Almoguera. Málaga Jorge Zuloaga. Madrid

La información de El Confidencial que ha destapado la ocultación del agujero de Liberbank utilizaba, al hablar de Braulio Medel, la frase de una película, ‘El ilusionista’, que decía así: "¿Dónde fluye el poder? Habilidad, destino o derecho divino". Ciertamente, la frase puede servir para aplicársela irónicamente a lo grotesco de este desfalco, a quienes han eludido todas las corruptelas durante años y a aquellos que, descaradamente, se han enriquecido en los consejos de administración o en las más variadas sociedades y fundaciones. Aunque en el mundo cinematográfico, el listado de frases y escenas de películas puede ser interminable para esta canallada. Como esta otra, por ejemplo, de ‘La Casa de Papel’, que pueden ustedes recrear imaginando a algún conocido de las cajas de ahorros de sus provincias o regiones cubierto con su mono rojo y la careta de Dalí: “Señores, ha sido un placer atracarles, pero ha llegado el momento de unas merecidas vacaciones”.

Braulio Medel Cajas de Ahorros
El redactor recomienda