Es noticia
Menú
Los estados (de WhatsApp) del PP
  1. España
  2. Maten al mensajero
Pilar Gómez

Maten al mensajero

Por

Los estados (de WhatsApp) del PP

Ayusistas y genovistas se han convertido en un estado dentro del partido. Los hay que como Aguirre no disimulan y en su foto de perfil se abraza a su sucesora más aventajada

Foto: Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado (d), José Luis Martínez-Almeida (2i) y Teodoro García Egea. (EFE/Mariscal)
Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado (d), José Luis Martínez-Almeida (2i) y Teodoro García Egea. (EFE/Mariscal)

Cuando publiqué en un artículo que Ayuso tenía bloqueado en su WhatsApp a García Egea no valoré la dimensión que a este dato se ha dado en las posteriores crónicas y análisis sobre la contienda que se libra por el control del PP de Madrid. Algo que es una anécdota se ha convertido en la principal prueba de cargo. Y es que el estado de WhatsApp es toda una declaración de intenciones y también lo es por extensión la categoría que damos a cada uno con los que nos relacionamos a través del círculo verde sin el que ya no sobreviviríamos.

Pienso en mí y calibro aún más lo que quiere expresar Díaz Ayuso con su bloqueo al secretario general del PP. Esas cosas se sienten dentro. Yo confieso, y pido disculpas a los contactos de mi agenda, que tengo muchos números sin identificar y otros mal identificados. Como ejemplo diré que mi amigo Rubén Amón en el teléfono es Ángel Acebes. Almeida bromeaba ayer y, como síntoma de hermandad con Ayuso, decía que no la tenía bloqueada en su WhatsApp: toda una declaración de intenciones en estos tiempos en los que parece irremediable que Caín mate a Abel.

Foto: José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso, frente a la Almudena. (EFE)

Si seguimos usando como medidor de afectos el uso que se da a la aplicación, es curioso como de un simple vistazo del llamado “estado” se podría hacer un trabajo de campo sobre cómo están los alcaldes del PP en Madrid ante la perversa disyuntiva de elegir entre papá o mamá. Poniendo por delante que este estudio tiene la misma base científica que los CIS de Tezanos, se podría identificar a los ayusistas acérrimos, genovistas y asépticos. Les diré que andan en tablas. Luego está la expresidenta Aguirre que tiene puesta una fotografía de un emotivo abrazo con su heredera más aventajada. Toda una declaración de intenciones.

Pero, como con los afectos no se ganan elecciones, o sí, vamos a los últimos datos demoscópicos que se han publicado a la espera de los que la próxima semana ofrecerá El Confidencial. La presidenta Ayuso no para de crecer en los sondeos y ya roza la mayoría absoluta, el alcalde crece, pero depende de Ciudadanos y Vox para gobernar. Nunca una encuesta había mostrado una diferencia similar entre dos líderes políticos del PP en intención de voto y eso que, en el caso que nos ocupa, y a muchos en el PP preocupa, son dos grandes candidatos y gestores.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (i), conversa con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso y el presidente del PP, Pablo Casado, el pasado 19 de octubre. (EFE/Javier Lizón)

Y, como a día de hoy, un WhatsApp vale más que mil palabras, una vez más la pista está en el perfil y sin desvelar nada les daré una: García Egea se debe a su “jefe” Casado y esto lo deben de tener en cuenta los que bloquean. Yo no tengo a ningún contacto bloqueado y en mi perfil y estado desde hace dos años siempre está mi amiga Paula, mi Pove, la nuestra, a la que hoy voy a recordar desde aquí porque he vuelto a Madrid, el suyo, el nuestro. Ella ahora no está y yo, otra vez sin desvelar nada, les digo que ella dice: “Pero cómo no voy a votar a Gabilondo”.

Cuando publiqué en un artículo que Ayuso tenía bloqueado en su WhatsApp a García Egea no valoré la dimensión que a este dato se ha dado en las posteriores crónicas y análisis sobre la contienda que se libra por el control del PP de Madrid. Algo que es una anécdota se ha convertido en la principal prueba de cargo. Y es que el estado de WhatsApp es toda una declaración de intenciones y también lo es por extensión la categoría que damos a cada uno con los que nos relacionamos a través del círculo verde sin el que ya no sobreviviríamos.

Ciudadanos PP de Madrid
El redactor recomienda