Es noticia
Menú
Se acabó la coartada de la Gürtel: hagan oposición a Ayuso
  1. España
  2. Maten al mensajero
Pilar Gómez

Maten al mensajero

Por

Se acabó la coartada de la Gürtel: hagan oposición a Ayuso

La condena de los ERE deja en evidencia la estrategia de Lobato. El líder del PSOE tiene tan poco que ver con esta trama como la presidenta con la de Correa. Dignifiquemos la política haciendo política

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el líder del PSOE en Madrid, Juan Lobato. (EFE/Zipi Aragón)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el líder del PSOE en Madrid, Juan Lobato. (EFE/Zipi Aragón)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“No he visto otra cosa en el PP que corrupción y pelotazos de amigos y familiares”. Así de contundente se mostraba el líder del PSOE en Madrid, Juan Lobato, en referencia a la corrupción de la 'trama Gürtel' en Madrid. Hay que ser contundente con el mal uso de los políticos de los fondos públicos. No hay margen para los paños calientes, pero también es importante medir siempre con el mismo rasero. Hoy el señor Lobato debería lamentar con la misma intensidad la condena que el Tribunal Supremo ha ratificado sobre los ERE en Andalucía. Se trata del mayor caso de corrupción de las últimas décadas y entre los 16 condenados por delitos de malversación y prevaricación hay dos líderes históricos, Chaves y Griñán. El último tendrá que ingresar en prisión.

Foto: El expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán. (EFE)

Dirá el señor Lobato que el caso trasciende sus fronteras. Esto nunca ha sido un problema para que la corrupción se use como arma arrojadiza. Ni para el PSOE ni para el PP. Cuando hace unos días la Fiscalía exoneró en la trama Púnica a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre también hubo silencio. Pedir a nuestros políticos que se disculpen con el adversario es una quimera, pero les emplazo a reflexionar. Aún estamos a tiempo.

Ayuso y su equipo no son responsables de las malas prácticas que los dirigentes del PP condenados hayan llevado a cabo otros años

Isabel Díaz Ayuso y su equipo no son responsables de las malas prácticas que los dirigentes del PP condenados por la Justicia hayan llevado a cabo en otros años. Para ellos todo el peso de la ley, para ella respeto. Lobato estaría cursando bachillerato cuando se manoseaba en Andalucía el presupuesto que debía destinarse a ayudas al desempleo. Los partidos deben condenar y señalar a los corruptos, que por suerte son menos que las miles de personas que trabajan honestamente para las administraciones públicas. Hay muchos errores propios como para tener que recurrir a los de los otros para dañar al contrincante. Al final es la política y la democracia la que sufre las heridas. Los ciudadanos entramos en una espiral de desconfianza crítica insana.

Foto:  Los expresidentes andaluces Manuel Chaves (i) y José Antonio Griñán (d) durante el juicio celebrado en 2018. (EFE)

Miremos a Italia. La líder de la ultraderecha, Giorgia Meloni, crece en las encuestas a costa de los desencantados con los partidos tradicionales. En Madrid, Ayuso ha logrado frenar a Vox, pero entramos en una peligrosa espiral de crisis económica; un excelente caldo de cultivo para estas formaciones. En mayo los madrileños volveremos a las urnas. Que no caiga el PSOE otra vez en el error de agitar las corruptelas. El socialismo debe apostar por competir con el PP con un proyecto que seduzca a sus votantes. La izquierda no está movilizada.

El PSOE puede acabar siendo residual si no remonta en las urnas. La estrategia de enfangar no ha resultado

En Ferraz, aunque oficialmente se mantiene que los candidatos serán Lobato para la Puerta del Sol y la delegada del Gobierno, Mercedes González, para el Ayuntamiento, en privado se reconoce que hay “preocupación”. Las expectativas de las encuestas son demoledoras. Y hay quien recomienda a Sánchez buscar “paracaidistas” aunque la experiencia con Pepu Hernández fue desastrosa. El PSOE puede acabar siendo residual si no remonta en las urnas. La estrategia de enfangar no ha resultado. Urge que haga oposición sin manchar el honor de Ayuso y su familia. Feijóo ayer marcó un nuevo camino desvinculando a Sánchez de los ERE.

La sanidad, la educación, la movilidad, las infraestructuras, las políticas de inmigración, el desempleo y las ayudas a los más desfavorecidos son solo una escueta enumeración de los problemas que tanto Gobierno como oposición deberían debatir a brazo partido en la Asamblea. Que confronten propuestas para que cuando haya que ir a votar se pueda elegir con criterio. Es más complicado ganar con argumentos, pero no solo es más honesto, sino que engrandece la labor de los buenos políticos. Les diferencia de esos que se sientan en los banquillos. Tengamos una contienda sin Gürtel y ERE. Que los jueces hagan su trabajo y los políticos el suyo, que pasa por dotarles de más medios para que la instrucción de los casos de corrupción no se prolongue durante décadas.

“No he visto otra cosa en el PP que corrupción y pelotazos de amigos y familiares”. Así de contundente se mostraba el líder del PSOE en Madrid, Juan Lobato, en referencia a la corrupción de la 'trama Gürtel' en Madrid. Hay que ser contundente con el mal uso de los políticos de los fondos públicos. No hay margen para los paños calientes, pero también es importante medir siempre con el mismo rasero. Hoy el señor Lobato debería lamentar con la misma intensidad la condena que el Tribunal Supremo ha ratificado sobre los ERE en Andalucía. Se trata del mayor caso de corrupción de las últimas décadas y entre los 16 condenados por delitos de malversación y prevaricación hay dos líderes históricos, Chaves y Griñán. El último tendrá que ingresar en prisión.

Isabel Díaz Ayuso PSOE