Los tres testigos que no son de cargo… ni de descargo
  1. España
  2. Notebook
José Antonio Zarzalejos

Notebook

Por

Los tres testigos que no son de cargo… ni de descargo

La declaración en sede judicial en el caso Bárcenas de tres exsecretarios generales del PP es un hecho por completo inédito, sin registro en la democracia española de 1978. Las testificales de Francisco Álvarez Cascos -general secretario popular de 1989

Foto: Cospedal, Arenas y Cascos testificarán esta semana ante el juez Pablo Ruz. (Efe)
Cospedal, Arenas y Cascos testificarán esta semana ante el juez Pablo Ruz. (Efe)

La declaración en sede judicial en el caso Bárcenas de tres exsecretarios generales del PP es un hecho por completo inédito, sin registro en la democracia española de 1978. Las testificales de Francisco Álvarez Cascos -"general secretario" popular de 1989 a 1999 y ahora disidente de la organización con el Foro Asturias- y de Javier Arenas -número dos del PP entre 1999 y 2002- abarcarían todo el periodo de ascenso de los conservadores y de la gestación de una maquinaria fuerte y cohesionada bajo el mandato de José María Aznar, que entregó las finanzas del partido a Álvaro Lapuerta.

Ambos testificarán con obligación de decir verdad el martes y, aunque bajo su mandato Bárcenas no fue tesorero en Génova, se mantuvo discretamente al lado del hoy imputado inhabilitado Álvaro Lapuerta que, caso de recuperar su deteriorada salud, será asistido por el letrado de Messi, el penalista barcelonés Cristóbal Martell.

El miércoles, testificará, haciendo el paseíllo que podía haberse evitado por su condición de aforada, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP desde el XVI Congreso de Valencia, es decir, desde 2008, fecha en la que Bárcenas se integró en la Ejecutiva del partido para asumir en 2009 la gestión económica de la organización y, que según todos los indicios, se enfrentó al preso de Soto del Real en términos irreconciliables, tal como se desprende del cruce de sms entre el extesorero infiel y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Si Bárcenas no puede probar esos cobros y se acredita que se lucró desde el partido, el PP y Rajoy van a resistir

Hay que situar correctamente la cuestión en términos jurídicos y políticos. Pablo Ruz busca indicios sobre la comisión de delitos por Bárcenas, siendo los sobresueldos -en A o en B- meros apéndices a efectos penales, irrelevantes y, seguramente, prescritos. Aquí el meollo de la cuestión es político: si se cobraron esas cantidades adicionales -se da por descontado que la fortuna de Bárcenas en Suiza tiene un origen turbio- con infracción de la Ley de Incompatibilidades y, en su caso, con irregularidad fiscal. Si Bárcenas puede probarlo será un desastre para el PP y para Rajoy -que dijo que cobró pero en blanco y con declaración de IRPF y Patrimonio hechas públicas- y provocará una catástrofe entre los conservadores. Que por cierto, ya la bordean en las encuestas. Si Bárcenas no puede probar esos cobros y se acredita que se lucró desde el partido, el PP y Rajoy van a resistir. Pero antes es muy posible que tanto él como Aznar tengan que pasar por el trago de una testifical que puede hacerse más necesaria una vez se produzcan las de Álvarez Cascos, Arenas y Cospedal. De las que saldremos todos como el negro del sermón: con los pies fríos y la cabeza caliente, expresión coloquial que aunque con connotaciones políticamente incorrectas -por aquello de la raza del protagonista- explicará muy bien lo que sentirá la opinión pública cuando compruebe que los tres testigos no lo fueron ni de cargo ni de descargo.

Para no perder de vista el porqué de estas declaraciones hay que tener en cuenta que la de Cospedal la solicitó la acusación de IU en el procedimiento con apoyo del fiscal Romerales, que se opuso a las otras dos que Ruz creyó convenientes. Y es que tanto Arenas como Cascos disponen de un arma implacable: la prescripción de los presuntos delitos instrumentales de Bárcenas. Y calculan que lo que prescribe en la ley, prescribe en la política. A fin de cuentas, por esos lares discurrió la estrategia de Rajoy en la comparecencia del pasado primero de agosto. El estío no adormila las tensiones.

 

 

 

Javier Arenas Francisco Álvarez Cascos María Dolores de Cospedal Mariano Rajoy