Es noticia
El caso Nóos comienza ahora
  1. España
  2. Notebook
José Antonio Zarzalejos

Notebook

Por

El caso Nóos comienza ahora

La Infanta está imputada por dos delitos. Se trata de una situación procesal que no destruye pero debilita la presunción de inocencia, le permite no decir

La Infanta está imputada por dos delitos. Se trata de una situación procesal que no destruye, pero debilita, la presunción de inocencia, le permite no decir la verdad en el interrogatorio, si finalmente se produce, y estar asistida de letrado en todas las comparecencias. No obstante, hasta el día 8 de marzo, la Audiencia tiene tiempo sobrado para resolver los recursos contra la imputación que van a interponer la Fiscalía, la Abogacía del Estado y las defensas de Urdangarin y de la propia Infanta. A mayor abundamiento, no es seguro que la Infanta, en el caso de que la Audiencia confirme la imputación, deba hacer el paseíllo ante los medios de comunicación. Podría, según muchos juristas, declarar por escrito.

A reserva de una lectura más exhaustiva del auto del juez Castro, parece evidente que el magistrado ha desafiado todos los informes de la Agencia Tributaria y desestimado los argumentos exculpatorios del fiscal y de la Abogacía del Estado. Y se ha amparado en la posibilidad que le abrió la propia Audiencia de Palma para seguir investigando a Doña Cristina: por delito fiscal y blanqueo de capitales.

Haber llegado tan tarde a esta fase de la instrucción se ha vuelto contra los que han propiciado la dilatación de un proceso en el que ha habido obstruccionismo y notorios desafíos al sentido común

El auto, largo, innecesariamente largo, con digresiones también innecesarias en muchos casos, discursivo y con tesis muy reiterativas, podría pasar por el fielato de la Audiencia, pero la Infanta podría quedar amparada por la llamada ‘doctrina Botín’, según la cual, si el fiscal y la Abogacía del Estado no acusan, decae la imputación por tratarse de delitos en los que sólo es presuntamente perjudicada la Hacienda Pública, el Estado, y ambas instancias son representadas por el fiscal y el abogado del Estado. Se consumaría así una posibilidad que los juristas están ya barajando. Un tecnicismo. Quizás. Pero sin crear jurisprudencia, sí establece un precedente a tener muy en cuenta.

Con estas reflexiones trato de significar que el camino procesal de Doña Cristina es muy largo aún, quedan muchos trámites y no pocos avatares. Ahora es cuando la defensa de Roca y Silva ha de demostrar sus capacidades técnicas, que no son pocas. En cierto modo, esta historia martirial para la Casa del Rey y para el propio monarca no ha hecho sino empezar. Haber llegado tan tarde a esta fase de la instrucción se ha vuelto contra los que han propiciado la dilatación de un proceso en el que ha habido obstruccionismo y notorios desafíos al sentido común. El caso Nóos puede que acabe de comenzar.

Caso Nóos Infanta Cristina