Vasco, español, conservador y monárquico, pero jamás con Vox

En el terceto de epítetos ("cabrón, rojo, traidor") el último es el definitivo y concluyente. Los extremistas de la tribu deshumanizan emocionalmente al oponente. Vox también lo hace

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, celebrando los resultados electorales en la sede del partido. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, celebrando los resultados electorales en la sede del partido. (EFE)
Adelantado en

Antes de lo urgente, lo importante. Y quizás este testimonio (lamento la personalización) sea paradigmático de una de las peores consecuencias del 10-N. El incidente lo relaté ayer en Twitter. A las 10.55 horas, en la calle Alcocer esquina con la de Padre Damián en Madrid, me crucé en el paso de cebra con un hombre joven, barbado, que se volvió al reconocerme y me espetó: “Zarzalejos, cabrón, rojo, traidor” y remató los exabruptos con un “¡Viva España!”. Al lado, una señora mayor me miró con unos ojos asustados en los que despuntaban lágrimas. Le impresionó la escena. Le sonreí y continué mi camino.

Ese ciudadano es, seguramente, uno de los 3.640.063 que votaron a las listas de Vox al Congreso y al Senado el pasado domingo. La inmensa mayoría de ellos no cree militar en la extrema derecha (algunos sí lo saben a ciencia y conciencia) y les conturba la falta de comprensión hacia la que ellos entienden necesidad de adherirse a las tesis que propugna el partido que preside Santiago Abascal.

Creen que son razonables. Pero no lo son en absoluto. Son propias del ideario iliberal y tribal que triunfa hegemónicamente en algunos países como Polonia o Hungría y son parecidas a las de las extremas derechas de Italia, Francia, Holanda, Suecia, Finlandia o Austria y que, en muchos casos, han acabado con los partidos democristianos, conservadores y liberales.

Esos partidos –y Vox también- explotan el denominado “lado oscuro del instinto tribal” que, según Marlene Wind ('La tribalización de Europa'. Editorial Espasa 2019), consiste en aquel que “estrategas y líderes autoritarios explotan cuando elaboran campañas dirigidas a jugar la carta de la 'vinculación emocional del grupo' y a 'deshumanizar' a los oponentes de este.” Y añade la profesora danesa: “Ese sea, probablemente, el motivo exacto por el que los 'tribalistas' suelen tachar a sus críticos y adversarios de traidores. Traición y deslealtad son palabras mayores, y su repetido empleo muestra hasta qué punto las alusiones identitarias suelen ser un constructo cuidadosamente diseñado para lograr unos objetivos políticos específicos”.

Así que en el terceto de epítetos (“cabrón, rojo, traidor”) el último es el supuestamente definitivo y concluyente. Como soy vasco (lo son mis hijos, mi mujer, mis hermanos…), como soy, por vasco, español y, además, prefiero para España la monarquía parlamentaria a la república y me inclino por determinados valores conservadores, debería sentir una instintiva llamada de la 'tribu' y enardecerme con la bandera, con el himno de la Legión, con la Reconquista y don Pelayo, y considerar la exhumación de Franco una “profanación” y “liberticida” al Estado de las autonomías.

Y la verdad sea dicha: no solo no experimento pulsión alguna de esas características 'tribales' sino todo lo contrario, me producen inquietud, desazón y me reiteran en las lecturas de Hannah Arendt sobre la banalidad del mal ('Eichmann en Jerusalén') y sobre los totalitarismos ('Los orígenes del totalitarismo').

Para que la 'ficha' sea más completa diré que milito en la 'judeofilia', lo cual aumenta el gramaje de mí 'traición', que quedaría plenamente confirmada porque (después de haber dirigido 'El Correo' en Bilbao y 'ABC' en Madrid) escribo desde hace 10 años en El Confidencial, colaboró con 'El Periódico de Catalunya', llevo lustros de vida profesional radiofónica en la SER y mis incursiones televisivas se consuman en La Sexta. Sí, efectivamente, debo ser un traidor pero ¿a qué lo soy? Pues a esa dirigencia hiperbólica y hostil; a ese discurso visceral y primario; a esas excitaciones de las pasiones ideológicas e identitarias y a ese ordeno y mando cuartelario. A esas testosteronas dialécticas que si no fuesen tan absorbibles resultarían en extremo ridículas. Y lo seré siempre (traidor a todo eso) sin dejar de ser vasco, español, conservador y monárquico. Y aspiraría a que quienes así se sienten perseveren en una derecha democrática, culta, ilustrada y abierta. Que la hay.

La dimisión de Albert Rivera, quintaesencia de las consecuencias de la benevolencia con la extrema derecha, siquiera sea una complacencia instrumental. El 16 de diciembre del año pasado escribí en este blog el 'post' titulado 'Rivera, no con Vox' (pactaron el PP y Cs en Andalucía con los de Abascal). El 2 de marzo de este año, me empleé a fondo en explicar que la concentración de la Plaza de Colón era un error mayúsculo de populares y naranjas, y en otros posteriores signifiqué la "decepción” que sentían los moderados españoles con el presidente de Cs (7 de mayo pasado) y hace un mes (10 de octubre) supuse que el catalán no iba a tener otra salida que la dimisión que se produjo ayer tras los desastrosos –y previsibles- resultados del 10-N. La vecindad vergonzante de Ciudadanos con Vox le ha llevado al precipicio porque el extremismo de cualquier signo es tóxico.

Y ahora Pablo Casado está retado a confrontar radicalmente con Vox con los ya inevitables pactos fraguados en municipios y comunidades autónomas. Es de desear que no sea tarde.

El PP y sus dirigentes deben determinar por qué modelo optan, si por el austríaco, el italiano o el finés de confraternizar suicidamente con la extrema derecha, o por el alemán, el francés o el sueco de establecer un cordón sanitario. Porque si Casado no lo tienen claro, Abascal sí, y podría terminar la derecha española en la militancia iliberal y extrema como ocurre en la Hungría de Orbán o en la Polonia de Kaczynski.

Si la respuesta es negativa a ese entendimiento –y es de esperar que lo sea- entonces, con Vox nunca, en ningún caso, después de los errores de juicio (cívico) ya perpetrados y que, de momento, se han llevado por delante a Ciudadanos y taponado la expansión del PP. Dicho todo lo cual, es urgente no perder de vista cómo Sánchez, arteramente, ha alimentado a Vox aunque el tiro le haya salido por la culata.

Otro día hablaremos del Gobierno, aunque esté en funciones. Pero lo importante, creo, era hoy y ahora esta digresión sobre Vox cuya fulminante emergencia ha significado las elecciones del pasado domingo.

Notebook
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
155 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios