El alegato del catedrático

Jorge de Esteban es uno de los pocos intelectuales y pensadores de la España de hoy que tiene el coraje de poner el dedo en la llaga pese a que ello no resulte políticamente correcto

Por Graciano Palomo7
El alegato del catedrático
Pongamos una miaja de nepotismo

Pongamos una miaja de nepotismo

En los medios informativos y en los ambientes políticos/festivos, la chacota a efecto de nombramientos realizados por el gobierno Sánchez no tiene fin

Cautivar a Merkel

Cautivar a Merkel

Los intereses nacionales, llegado el caso, también se defienden partiendo jamoncito de jabugo para la líder (o lo que queda de ella) de Europa

El puerta a puerta del nuevo jefe del PP

El puerta a puerta del nuevo jefe del PP

Pablo Casado tiene una cierta idea de España. Con máster o sin máster. Su gran prueba de carbono es ganar unas elecciones en todo el territorio nacional

Marlaska, de la prédica al trigo

Marlaska, de la prédica al trigo

Hemos puesto nuestra confianza en sus manos porque un señor que viene de servir al Estado revestido de toga no puede ahora hacer brindis al sol con asuntos de comer

La inacabable chequera de Sánchez

La inacabable chequera de Sánchez

Tengo para mí que pronto sabremos algunas cosas más en forma de dispendio y de utilización obscena del presupuesto. La corrupción puede adoptar múltiples formas

17-A, ¡qué mal asunto!

17-A, ¡qué mal asunto!

Los prolegómenos del 17-A no pintan nada bien. Con dos sectores de la sociedad catalana enfrentados y a la greña

Lo del máster

Lo del máster

Suceda lo que pase en el Supremo, el hecho descriptible a día de hoy es que la onda expansiva ha alcanzado de plano los intereses políticos del nuevo jefe del Partido Popular

A propósito de Pedro Duque, el astronauta

A propósito de Pedro Duque, el astronauta

El ministro de la cosa no ha presentado en los dos meses que lleva en la mamandurria un plan solvente y posible para sacar del marasmo a la ciencia y a la depauperada investigación española

Líos en Interior, ¿de verdad manda Marlaska?

Líos en Interior, ¿de verdad manda Marlaska?

El gran problema del ministro, amén de otras carencias de índole práctica y de resolución ante las inevitables críticas, es que no tiene fuerza política dentro del PSOE

Puigdemont pisa la cabeza a la cobra

Puigdemont pisa la cabeza a la cobra

La izquierda nacional y la catalana en conjunto podrían poner fin al desvarío; no parece que estemos ante ese supuesto. Desgraciadamente