El gran dinero se prepara para emigrar

Si somos tan ricos como afirman los dos nuevos fichajes de Podemos, ¿a qué viene tanta radicalidad? Me hubiera gustado que el programa lo hicieran los autónomos

Foto: Pablo Iglesias (c), acompañado por los economistas Vincenç Navarro y Juan Torres. (Efe)
Pablo Iglesias (c), acompañado por los economistas Vincenç Navarro y Juan Torres. (Efe)

“España es un país rico”, dice la muchachada de Podemos, así, como primera providencia, y lo firman dos catedráticos. Pues si somos tan ricos no sé a qué viene tanta radicalidad y tanta estultez.

A mí lo que me hubiera gustado de verdad es que el programa económico de los hasta ayer antisistema es que hubiera estado redactado por trabajadores autónomos, pequeños empresarios o grandes , esto es, personas que saben lo que es abrir una persiana todas las mañanas , pagar nóminas todos los meses, abonar el IVA cada trimestre, pagar el impuesto de Sociedades y demás hechos económicos de la realidad que nada tienen que ver con los papeles redactados en un departamento universitario que vive del presupuesto público.

Pero, en cualquier caso, hay que saludar con la efusión que se merece y la fanfarria que se estima el revulsivo en el que se está convirtiendo Podemos, porque ya incluso el primer ministro se permite la licencia de hablar en sede parlamentaria de ‘escobas salvapatrias’ con las “consecuencias de todos conocidas…”.

“España es un país rico…” (Vicens dixit). Será para los becarios como Errejón o las especuladoras como Tania Sánchez, 55.000 euros de vellón que se ha levantado vendiendo un piso de protección oficial (dato incontestable) o, si se me apura, como los ‘empresarios’ tipo Iglesias/Monedero que consiguen grandes contratos para sus productoras televisivas (“sin ánimo de lucro” con lo que se burlan impuestos, ja, ja, ja), que pagan en sobre opaco de 500 euros mensuales a los cámaras de sus empresas. ¡Viva la madre superiora! Al fin y al cabo se trata de neocomunistas aunque se vistan de lagarteranas.

De modo mis queridos amigos que cabalgamos sin solución de continuidad de la revolución castrista y estalinista, que es algo muy moderno y exitoso como todo el mundo sabe, hacia la más pura socialdemocracia al uso que tanto han denigrado.

Estaremos de acuerdo en que hay que subir los salarios. Si hasta la CEOE de Juan Rosell lleva tiempo predicándolo… Pero, oiga, ¿más funcionarios? ¿Más profesores en el Departamento de Políticas de la Complutense? ¿Más becas de lujo (230.000 euros) para dictaminar acerca de los problemas de la vivienda en Andalucía? Si ya tenéis a María Antonia Trujillo con sus maravillosas “soluciones habitacionales…” ¿Más concejales de Cultura en el Ayuntamiento de Rivas VaciaMadrid? ¡Un poco de por favor, que sois doctores!

La banca pública que ahora reivindican con tanto entusiasmo -¿oigan, qué eran las cajas de ahorro?- es algo que inventó el franquismo y debe saberse.

Por último, parece que José Luis Bonet (Freixenet) propuso hace unas semanas a sus colegas del IEF un frente empresarial anti Podemos que Monedero mandó a Paracuellos ipso facto. Es que si el ascenso democrático de los “coletas” (perdón) se sustanciara en las urnas –que está por ver-ni siquiera les hará falta. Porque es legal que el dinero se vaya por su propio pie a otras latitudes.

Los de Podemos se creen muy listos y lo son. Nada más hay que ver a Errejón y Tania. Pero los de la gran pasta paréceme que imbéciles del culo no parecen. En todo caso, avariciosos, pero estultos, para ná.

¡Pablito, hermano, inventar lo añejo conduce directamente a melancolía!

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios