El Rey Felipe a la espera del juicio
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

El Rey Felipe a la espera del juicio

Todavía el personal no termina de creerse que la Infanta Cristina termine sentándose en el banquillo. A mí personalmente me quedan pocas dudas al respecto

Foto: La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín
La infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín

Los anteriores estrategas que trabajaban a las órdenes del Rey Juan Carlos, una vez consolidado judicialmente el 'caso Urdangarin', aleccionaban al Monarca: la reivindicación del papel de la Corona tendrá que hacerse en el mejor de los casos una vez haya sentencia tanto si es favorable como condenatoria.

Todavía el personal no termina de creerse que la Infanta Cristina termine sentándose en el banquillo. A mí personalmente me quedan pocas dudas al respecto.

Sus amigas –desde Rosario Nadal a su compañera de regatas, Vicky Fumadó, pasando por Marta Mas, Consuelo García Piriz (viuda de José Manuel Lara)- se han lanzado en tromba a defender a la hermana del Rey en una operación de imagen pero con escaso significado judicial, que es lo que cuenta.

Don Felipe, desde mi saber y entender, ha sabido poner coto a los sentimientos familiares (que al parecer eran y son entrañables) para invocar la dignidad del Estado que representa. Tampoco sé si hay presiones dentro o fuera. Me da igual. Lo que realmente me importa es lo anterior. Se mire por donde se quiera el hecho judicial es un lastre para el interés de la institución; pero tiene también sus ventajas: aquí pisa el banquillo incluso una infanta de España.

Ha hecho daño la pareja Urdangarín. A la imagen del país y a sus reales intereses. Imagino que es el propio Rey Felipe el más interesado en su reparación.

Cuanto antes mejor.

Rey Don Juan Carlos Familia Real Española Infanta Cristina Caso Nóos