"Tranquilos, yo no soy comunista" (Carmena)

Ahora la alcaldesa Manuela Carmena, cada vez más enternecedora, se fue hasta los elegantes salones del Casino de Madrid para decir a la concurrencia selecta lo que quería oir

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

Ser comunista no es ningún delito en este país ni un desdoro. Beber “científicamente” en las fuentes de Karl Marx o Max Webber siempre ha sido un ejercicio intelectual de primer orden. Otra cosa es que los que conocemos “in action” la plasmación comunista a las sociedades no nos guste vivir en realidades tan reales como la extinta URSS, Cuba, Venezuela o cualquier otro régimen que dice defender a los parias de la tierra (expresión de La Internacional) para luego subyugarles. Ya sé que tampoco el capitalismo sin rostro humano es la panacea de todo.

Por eso, sigo sin entender cómo algunos de los más conocidos comunistas españoles se empeñan en abjurar de esa ideología y método. Se lo pregunté en un viernes de otoño a Pablo Iglesias y se me fue por los cerros de Úbeda. Ahora la alcaldesa Manuela Carmena, cada vez más enternecedora, se fue hasta los elegantes salones del Casino de Madrid para decir a la concurrencia selecta lo que quería oir: “Tranquilos, yo no soy comunista…” Y si lo fuera, que lo es, ¿qué?

En 1977, La alcaldesa sostenida por "Podemos” fue la candidata número 23 en una lista que encabezada Santiago Carrillo

Ignoro la larga caminata ideológica de la ex jueza pero puedo acreditar que en las primeras elecciones democráticas de 1977 -¡qué tiempos entrañables y gloriosos!- la alcaldesa sostenida por “Podemos” fue la candidata número 23 en una lista que encabezada Santiago Carrillo Solares que nació socialista y murió comunista. De hecho, en la publicidad del PCE aparecía este slogan: 23 comunista por la libertad.

Ya que estamos en temas ideológicos, sorprenderme también de otra afirmación realizada en el mismo foro y con colaboradores próximos que son emblemáticos para “Podemos”. “Fuimos capaces de hacer una Transición preciosa…” Nunca pronunció sentencia más justa. Claro. Pero resulta que a unos metros almorzaban con apetito voraz y por cuenta de ABC muchos de los que se quieren cargar esa Transición –Rita Maestre por citar a una mujer de moda-. ¿En qué quedamos, mi querida alcaldesa?

Nada más salir a la calle –la madrileña e histórica de Alcalá- conté hasta diez mendigos tirados en las aceras pidiendo una limosna y envueltos en inhumana suciedad. Parias de la tierra que no han notado para nada la llegada del “cambio” a Madrid.

Creo, en efecto, que no son comunistas. Me vino inmediatamente a la mente el recuerdo de Lampedusa.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios