El aznarismo es ya ceniza esparcida
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

El aznarismo es ya ceniza esparcida

Suceda lo que suceda el 20-D, el centro derecha articulado alrededor de las siglas PP tendrá que proceder al desmontaje total de las prácticas aznaristas que Rajoy abrazó con entusiasmo

Foto: El presidente de honor del PP y presidente de FAES, José María Aznar. (EFE)
El presidente de honor del PP y presidente de FAES, José María Aznar. (EFE)

¡Se veía venir! Me consta que año a año, mes a mes, día a día, la general secretaria que Mariano Rajoy colocó en el cuartel general de Génova 13 para cuidar la viña fue apuntando los requiebros de unos, las maldades del otro y las deslealtades de todos.

Rajoy le había prevenido a su número dos en el PP que pasara de las provocaciones del ex; en el fondo sabe lo mal que se está siendo un jarrón chino colocado en un horno de asar. ¡Pobre!

La ocasión tenía que llegar. Y ha llegado. Las listas electorales ya estaban pulidas de antemano con el abandono de la sin par Cayetana Álvarez de Toledo -cuya capacidad de captar votos podría sustanciarse en un reducido salón de té- para luego ir de poda en nombres irrelevantes desde el punto de vista del peso político pero que suponían arena en los engranajes. Tales como Carlos Aragonés, Gabriel Elorriaga, Ignacio Astarloa y el más enredador de todos ellos, el coleccionista de obras de arte Miguel Ángel Cortés. ¡Hasta ahí llegó el agua! Gabino Puche, Gonzalo Robles, Arenales Serrano, Susana Camarero y José Luis Sanz se sentarán en el Senado, donde se vive cómodamente y sin agobios.

El caso de Ignacio Coisidó Gutiérrez -como ya contó Ángel Collado en este diario- es bien distinto. No va en las listas porque ocupa una responsabilidad esencialísima en estos momentos al frente de la Policía, tarea que desarrolla con eficacia y sentido de Estado; tengo para mí, con alguna información, que si el PP y Rajoy revalidan el poder en diciembre el salmantino tocará el Olimpo con las yemas de los dedos. ¡Ya saben ustedes lo que el Olimpo significa en política! Coisidó, además, es una persona que considera antes que nada el bien de su formación por encima de cualquier personalismo.

El siguiente paso será la toma del poder real en FAES, una organización que devora mucho dinero, tanto público como privado. El teórico 'think tank' del teórico centro derecha ha resultado más que otra cosa en una trinchera personal de José María Aznar utilizada en muchas y relevantes ocasiones contra la dirección del Partido Popular que, al fin y a la postre, es el titular de dicha organización de Estudios y Programas. De paso, ha resultado una forma como otra cualquiera de amparar a los que venían rebotados de la planta séptima de Génova 13.

Suceda lo que suceda el 20-D, el centro derecha articulado alrededor de las siglas PP tendrá que proceder al desmontaje total de las prácticas aznaristas que el propio Mariano Rajoy abrazó con entusiasmo, esto es, un mínimo de democracia interna y la lista para quien se la trabaja, entre otras e importantes cosas.

Si Aznar en lugar de haberse vuelto loco (políticamente, claro) cuando dejó el poder hubiera pisado tierra, aguantado las criticas como corresponde a un demócrata, aceptado sus errores -que los tuvo colosales- y, en lugar de andar jodiendo hubiera apostado en la ayuda por la persona que el solito nombró sucesor a título de presidente, su imagen hoy sería distinta.

Al día de hoy sólo puede certificarse que sus cenizas han sido esparcidas en el mar del resentimiento y la decepción. No sé lo que opinarán sus amigos Blesa, Rato, Correa, Sepúlveda, Mato, Bárcenas, y un largo etcétera.

José María Aznar Mariano Rajoy Cayetana Álvarez de Toledo FAES