El papel del Rey Felipe
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

El papel del Rey Felipe

No es fácil su papel. Y autonomía tiene más bien poca. Anda con pies de plomo, acumulando información, revestido de una prudencia extrema porque cualquier desliz puede resultar letal

Foto: El Rey Felipe VI, durante su discurso de Navidad. (EFE)
El Rey Felipe VI, durante su discurso de Navidad. (EFE)

He leído algunas interpretaciones respecto al rol que le incumbe en la actual hora al Rey Felipe. De alguna manera se le invita a ser parte activa en la resolución de un hecho sin precedentes desde la Transición que trae de cabeza a propios y extraños.

No es fácil su papel. Y autonomía tiene más bien poca. Anda con pies de plomo, acumulando información sobre información, escuchando lo de aquí y lo de acullá revestido de una prudencia extrema porque cualquier desliz puede resultar letal, consciente de que hay gentes que han hecho de su cabeza su principal mantra político.

Al final puede consultar a quien le dé la real gana, incluso leer alguna 'propuesta' (sic) como la realizada por el ex UCD Ignacio Camuñas sugiriendo que proponga a Felipe González como primer ministro. Por cierto, González, al que odiaba el entorno de Zapatero y abomina el entorno de Sánchez.

El Rey tiene un cuaderno de bitácora extraordinario: la Constitución. Es su único salvoconducto para subsistir. Esto es, arbitrar lo que le dejen y huir del campo embarrado. Punto. El Rey pasará su rubicón cuando el juicio Nóos haya dictado sentencia e Iñaki Urdangarin esté entre rejas. Que lo estará.

Don Felipe ha leído la suficiente historia de su familia -por padre y por madre- como para hacerse el harakiri jugando a político. La Corona arbitra y modera, lo que le dejen, naturalmente.

Su rol fundamental es la 'auctoritas' ante una sociedad descreída, desconfiada y aviesa. 'Potestas' no tiene, ni le hace falta. Dar consejos a un monarca de este tiempo, que lo es, resulta cuando menos pretencioso.

Quizá puede aplicarse a sí mismo el viejo y socorrido dicho: vísteme despacio que tengo prisa.

Rey Felipe VI Familia Real Española