¿Galgos o podencos? Otegi, gana

Los enemigos del Estado han formalizado una alianza que no ocultan. Por eso entiendo que en Madrid un solo partido no puede hacer frente a la pervivencia del propio Estado

Foto: Celebración de la excarcelación de Arnaldo Otegi. (EFE)
Celebración de la excarcelación de Arnaldo Otegi. (EFE)

Resultaría del máximo interés que los cuatro dirigentes políticos nacionales de la actual coyuntura aprovecharan unas horas en los muchos momentos libres de los que disponen para leer algo relativo a la Historia de España. Porque determinados sucesos se repiten cuasi milimétricamente.

Los secesionistas saben perfectamente –porque han leído historia, especialmente Oriol Junqueras- que sólo pueden conseguir sus objetivos con un Estado en máxima debilidad. Es el caso en estos momentos. Ya lo aprovechan con gran ventaja. Mientras 'la banda de los Cuatro' –sólo como símil chino, permítaseme- discuten sobre si son o deben ser galgos o podencos los que enciendan la hoguera, Otegi, un paraterrorista convicto, es aclamado por las hordas en una mezcla de exaltación de la tribu cocteleada con elementos de presunta modernidad.

Los enemigos del Estado han formalizado una alianza que no ocultan. Por eso entiendo que en Madrid –como ellos denominan- un solo partido no puede hacer frente al gran problema que continúa siendo la pervivencia del propio Estado. Es el mundo al revés. Si al final logran incorporar Navarra a su proyecto secesionista y Otegi duerme en Ajuria Enea, ETA habrá ganado. Esta es la verdad. Y la verdad es siempre la verdad.

Van camino de ello. No es ni una denuncia ni un quejío. Lector habitual de los libros de historia, me gusta describir la realidad real. Y ésta lo es como la vida misma. Sólo hay que tomarse unos cafés por cualquier plaza de Pamplona.     

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios