Es noticia
Menú
Sánchez bajo la palmera
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Sánchez bajo la palmera

La máxima preocupación que embarga a los dirigentes socialistas es que este complicado proceso pueda dar al traste con la mínima y necesaria unidad del partido

Foto: Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Fernández, durante las vacaciones de 2014 en Mojácar, Almería. (EFE)
Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Fernández, durante las vacaciones de 2014 en Mojácar, Almería. (EFE)

Me lo asegura un profundo conocedor del PSOE: Pedro jamás variará su posición respecto a la investidura de Mariano Rajoy. Persigue a toda costa ser el amo de la oposición y ya puede venir el Cristo del Sinaí que no le llevarán a rezar a ese huerto.

Se ha marchado de vacaciones –nada que ver con el fiestón de la Rahola- a tostarse bajo el implacable sol almeriense y ahí me las den todas. Está en una posición realmente difícil y ya puede venir a contarle milongas todo el ejército PRISA, González, Guerra, Page, Vara, Javier Fernández y hasta el fotogénico aragonés Javier Lambán, que pasarán los filisteos antes de que Mariano Rajoy puede ser investido con su aquiescencia.

De hecho, ha cortado el teléfono para que nadie interrumpa abruptamente su meditación sureña. ¡Con un par! En el PP creen que lo único que trata de impedir es que tras la hipotética constitución de un gobierno venga obligado a convocar un Congreso socialista donde corre el peligro cierto de que le pongan mirando a Tetuán (me refiero al popular barrio madrileño). En el PSOE, sin embargo, entienden que no puede dar ese paso so pena de hundir definitivamente al partido que ha gobernado España durante la friolera de 22 años.

La máxima preocupación que embarga a los dirigentes socialistas es que este complicado proceso pueda dar al traste con la mínima y necesaria unidad del partido. Esa unidad de la socialdemocracia española siempre ha sido un bien de Estado. Lo malo es que la división al día de hoy es algo más que una conjetura de fachas.


Me lo asegura un profundo conocedor del PSOE: Pedro jamás variará su posición respecto a la investidura de Mariano Rajoy. Persigue a toda costa ser el amo de la oposición y ya puede venir el Cristo del Sinaí que no le llevarán a rezar a ese huerto.

Pedro Sánchez