Cuando la "peste" se adueña de Cataluña

Vega de Seoane reconoció esta semana que "los empresarios huyen como de la peste cuando son los dirigentes políticos los que no cumplen con la ley...”

Foto: El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega Seoane, en un desayuno informativo. (EFE)
El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega Seoane, en un desayuno informativo. (EFE)

No parece que el viaje de Estado (sic) de Carles Puigdemont a Bruselas se pueda tabular precisamente como un éxito y mucho menos como algo esperanzador para sus intereses rupturistas. Su aparición en el Parlamento Europeo pasará a los anales de la soledad y el despilfarro. Ninguna autoridad comunitaria acudió a su conferencia, en la que lo más relevante fue reanunciar por decimonovena vez que habrá un referéndum en el año que transita. Para tamaña batallita podría haber mandado un remitido a TV3 que para ello le cuesta una pasta. ¡Pero no aprenden!

Lo más granado dentro del sempiterno quilombo catalán se producía a la misma hora pero en Madrid.

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, cuyo 'lobby' conoce de primera mano los problemas de los empresarios catalanes en esta hora, no tenía reparo en afirmar esto: “Las empresas huyen de Cataluña como de la peste... Los empresarios huyen como de la peste cuando son los dirigentes políticos los que no cumplen con la ley...”.

Lo cierto y tabulable es que en el pasado año un total de 802 empresas instaladas en Cataluña pusieron pies en polvorosa a otras regiones

Seoane no es un montaraz que ha bajado de la montaña como Puigdemont, Junqueras o Romeva. Se mueve al grito de la calculadora y de un cierto liberalismo. Añade: “Durante los últimos años un grupo de dirigentes catalanes ha generado una dinámica irracional y con astucia han sido capaces de conducir a parte de la población a creer cosas que son inciertas...". ¡Un desmadre! Para añadir que hay una relación directa entre la salida neta de empresas de Cataluña y la situación política absurda creada por esos dirigentes disparatados.

Lo cierto y tabulable es que en el pasado año un total de 802 empresas instaladas en Cataluña pusieron pies en polvorosa a otras regiones españolas.

El esperpento con flequillo se sustancia finalmente con el sometimiento del poder institucional autónomo a un conglomerado como la CUP.

Un periodista francés me preguntó la semana pasada si era cierto que hubo un tiempo en que los españoles creíamos que los catalanes eran los más europeos, modernos y listos de toda España.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios