El caso del ministro Zoido

JIZ es una garantía democrática y constitucional. Insisto, es juez de formación y ejercicio. Esa condición en la responsabilidad que conlleva actualmente siempre es una garantía

Foto: El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante una comparecencia en el Ministerio. (EFE)
El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante una comparecencia en el Ministerio. (EFE)

Mariano Rajoy despidió al ministro Fernández Díaz por dos razones. La primera por el desgaste enorme que el catalán había sufrido al frente del siempre difícil y complicado Interior y por la enfermedad que padece. Siempre mantuvo su confianza en él y la amistad personal.

Eligió al magistrado Juan Ignacio Zoido (Montellano, Sevilla, 1957) por razones varias pero sustancialmente porque es un hombre de “buen hacer”, sevillano fino, pactista y con mucha experiencia en resolver líos.

Es un hecho cierto que el anterior titular de Castellana 5 no supo hacer saltar por los aires los graves conflictos internos dentro de la Policia (Caso Villarejo, Pequeño Nicolás, grabaciones al ministro en su propio despacho etc....) y, sobre todo, los enfrentamientos abiertos entre comisarios de alto nivel y otros jefes de servicios secretos del Estado donde el choque fue a muerte en esa etapa.

Será difícil pillar a Zoido en un renuncio o en la uso del departamento para temas no relacionados con el interés general y la seguridad pública

Esa era la misión fundamental para la que el ministro Zoido fue cooptado por el primer ministro. Por de pronto, el andaluz ha conseguido echar kilos de bálsamo en los engranajes del ministerio político por excelencia. Tengo para mí que será difícil pillarle en un renuncio grave o la utilización del Departamento para temas que no tengan que ver con el interés general y la seguridad pública. Cosa distinta será si acierta más que yerra o viceversa. Pero inicialmente hay que decir y escribo que JIZ es un garantía democrática y constitucional. Insisto, es juez de formación y ejercicio. Esa condición en la responsabilidad que conlleva actualmente siempre es una garantía. Aquí y acullá.

Tenía más bello despacho en su alcaldía de Sevilla. Hoy el que habita en el palacete de Castellana podría parecer más un averno que la llegada a la tierra prometida.

Dicho lo dicho, ¿alguien dice no a un ministerio como Interior? No conozco a nadie. Y he conocido a unos cuantos.

Atentos a la pantalla.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios