La llegada del juez García-Castellón

Tras los casos Púnica y Lezo, llega el veterano juez. Estoy convencido de que el trabajo lo desarrollará con precisión, justeza y justicia

Foto: Manuel García-Castellón en una imagen de archivo. (EFE)
Manuel García-Castellón en una imagen de archivo. (EFE)

En medio del lodazal inmenso que representan los casos Púnica y Lezo, llega al veterano juez vallisoletano Manuel García-Castellón en sustitución de Eloy Velasco, que ha sido ascendido a petición propia.

¡Menudo marrón le ha caído! Conozco desde hace muchos años al hombre que tuvo el coraje de mirar a los ojos al entonces todopoderoso Mario Conde y pedirle que eligiera cárcel. Después se fue a París como juez de enlace, básicamente para asuntos de terrorismo y mafias.

Su instrucción sobre el caso Conde fue modelo de cómo debe ser una instrucción judicial que vaya más allá de las pesquisas policiales que a un juez le presentan encima de la mesa; hace falta criterio, información y coraje para distinguir y decir en autos lo que es pan y lo que es agua.

García-Castellón siempre ha demostrado ser un hombre libre y un magistrado cabal. Cosa nada fácil en medio de un enorme ruido al respecto

No sé los años que le restan a Garcia-Castellón para la jubilación. Tengo para mí que estos dos asuntos pueden ser la guinda que adornen su carrera rutilante. Estoy convencido de que el trabajo lo desarrollará con precisión, justeza y justicia. Siempre ha demostrado ser un hombre libre y un magistrado cabal.

Cosa nada fácil en medio de un enorme ruido al respecto. Lo de Moix era insostenible al margen de que fuera citado en conversaciones entre presuntos delincuentes. El fiscal general Maza está dando prueba de su entereza porque su alrededor todos parecen haber perdido el oremus.

Me produce melancolía exigir al aparato judicial velocidad y determinación a la hora de adjuntar las responsabilidades penales de los 'Granados', 'González' y demás niños del 'jurdó'. No podemos seguir esperando una década para saber quién se llevó lo que era nuestro y la pena que se le aplica.

Por eso y por todo ello confío en Manuel García-Castellón.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios