Un día husmeando en las entrañas del PP
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Un día husmeando en las entrañas del PP

El PP aparece como una formación vieja. Ciudadanos, con posiciones económicas mucho más "liberales", se presenta como un partido fresco y atractivo para la juventud

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Un amplio trabajo sobre las consecuencias de la severa derrota electoral del PP, publicado el pasado lunes en este mismo diario, me ha permitido, asimismo, abrir algunas de las espitas informativas que estaban cegadas por mor del poder.

Le ha venido bien a Mariano el paréntesis navideño para poner distancia en las ascuas. También a sus dos mujeres preferidas: la 'vice' anda en la desenfilada y la secretaria general se ha ido a montañas lejanas con sus chicos de uniforme.

"Aznar solo tiene como objetivo hundir el PP, que desaparezca…", me dice un miembro de la alta dirección como si de repente hubiera descubierto el Mediterráneo oriental. Es sabido que el acaudalado 'ex' trabaja desde hace tiempo a favor de Rivera; su odio a Rajoy no tiene parangón en la derecha española desde que Fraga mandara al averno a Verstrynge.

La vieja tesis de Arriola de "no te preocupes, presidente, te pondrán a parir pero al final no tienen más remedio que votarte" ha pasado a mejor vida

Bien. Cosas serias. Una de las conclusiones que se puede extraer de la situación PP —partido en el Gobierno, no hay que olvidarlo— es que o se mueve o lo mueven. La vieja tesis de Pedro Arriola de "no te preocupes, presidente, te pondrán a parir pero al final no tienen más remedio que votarte" ya ha pasado a mejor vida. Ahora, mucho más con la visualización electoral en Cataluña, el centro derecha tiene doble cesta donde echar su voto.

El PP aparece como una formación vieja, emputecida por la corrupción, egoísta y desalmada. Ciudadanos, con posiciones económicas mucho más "liberales", es decir, duras desde el punto de vista social, se presenta como un partido fresco y atractivo para la juventud que no es de izquierdas. Este es el asunto. Jamás Albert Rivera, por ejemplo, tendrá un ministro de Hacienda como Montoro, su mejor aliado en el objetivo no disimulado de quitar el sitio a Rajoy.

¿Hay esperanza entre cuadros y bases de que Mariano Rajoy agite la jaula?

¡Ninguna! ¡Muera yo, Sansón, con todos los filisteos dentro!

Partido Popular (PP) Mariano Rajoy Pedro Arriola Ciudadanos