Presupuestos Generales del Estado: Ahora, los presupuestos. Blogs de Palo Alto

Ahora, los presupuestos

Si el Gobierno es capaz de que el Congreso le apruebe los Presupuestos habrá dado un paso de gigante para conseguir el gran objetivo político del presidente: acabar la legislatura

Foto: El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Hay unanimidad generalizada entre los medios de la capital en dos cosas. La primera, que tras el 21-D catalán el Gobierno ha quedado seriamente "tocado". La segunda, que pese a lo anterior, nadie puede dar por muerto a Mariano Rajoy; si algo ha demostrado el gallego es su enorme capacidad de supervivencia y saber salir con acierto de las situaciones más difíciles.

Habría una tercera. Si el Gobierno es capaz de que el Congreso de los Diputados le apruebe los Presupuestos Generales 2018 habrá dado un paso de gigante para conseguir el gran objetivo político del presidente: acabar la legislatura. Ello significaría que Rajoy y el PP dispondrían de casi tres años para recuperar posiciones y restablecer la figura.

El presidente está convencido de que puede reeditar los apoyos de 2017, esto es: UPN, Foro Asturias, PAR, Ciudadanos, Coalición Canaria y PNV

Pero no es nada fácil. Es verdad que es al principal adversario y competidor de Rajoy y del PP a uno de los que más le conviene que haya Presupuestos, básicamente porque Rivera pretende que la ciudadanía (valga la redundancia) visualice sus demandas sociales en temas tan millonarios en votos como los autónomos y los restos de las clases medias.

El presidente Rajoy está convencido de que puede reeditar los apoyos parlamentarios que le auparon los Presupuestos 2017, esto es: UPN, Foro Asturias, PAR, Ciudadanos, Coalición Canaria y PNV, así como la abstención de Nueva Canarias.

La cuestión es si los nacionalistas vascos están por la labor pese al regalo del cupo vasco que ha sido una piedra de escándalo para propios y extraños. Quizá el artículo 155 en Cataluña les sirva de excusa para hacerse de rogar y de paso conseguir más prebendas. Si se les dio lo mollar, por qué hacer ahora ascos a corolarios con menos cifras. Ya nadie se rasga las vestiduras.

El asunto es si se puede hacer país de esa guisa. Alguien en Europa diría que no. Muchos aquí que tampoco.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios