Refundación o muerte y entierro
  1. España
  2. Palo Alto
Graciano Palomo

Palo Alto

Por

Refundación o muerte y entierro

Mariano Rajoy, la persona que no quiso renunciar a la herencia putrefacta que le testó José María Aznar, no puede silbar en la vía pontevedresa

Foto: Mariano Rajoy en el Congreso. (Reuters)
Mariano Rajoy en el Congreso. (Reuters)

Los 1.700 folios de la sentencia Gürtel reflejan además que dos magistrados de la Audiencia Nacional le han perdido por completo el respeto al Gobierno; específicamente a su presidente. Quizá porque no se merece ni se ha ganado ese respeto.

Parten de hechos ciertos, relatan cosas abominables, tabulan nombres corruptos ante los que hacen caer penas (extraordinariamente severas). Bien estudiado, el fallo justiciero es el triunfo de José Ricardo de Prada y de la fiscal Concepción Sabadell. El primero ya dobló el pulso en su momento al presidente Ángel Hurtado y fue ahí donde la "desproporción" se consumó, según relatan hombres de toga de gran relevancia. Luego vendría la pregunta. ¿Quién ha podido influir en el vencedor del 'caso Gürtel' para que dejara constancia de quién manda en la AN? Verde y con asas. Pero no seré yo quien busque tres pies al magistrado para eso está el Tribunal Supremo, el CGPJ o el Papa de Roma, supongo. Y también porque los ladrones —convictos y hasta confesos— no pueden quedar impunes. Cierto es también que siempre se libran los mismos.

El suma y sigue, el amontonamiento de nombres y causas, la montaña de detritus día a día, noche a noche, hace imposible que la cosa continúe igual

Lo que me interesa es el corolario político del asunto. El suma y sigue, el amontonamiento de nombres y causas, la montaña de detritus día a día, noche a noche, hace imposible que la cosa continúe igual. En efecto. Un antes y un después. Mariano Rajoy, la persona que no quiso renunciar a la herencia putrefacta que le testó José María Aznar, no puede silbar en la vía pontevedresa. La cosa ha llegado a tal extremo que ya no basta con un mero requiebro en Génova 13 o con un mero retoque 'ad hoc' o 'ad hominem'.

El PP ha sido una formación política clave en las últimas décadas. Pero hasta aquí llegó al río. El relato que han escrito de sí mismos los Rato, Matas, Zaplana, Granados, Blesa, González, etc., etc., etc. no tiene más recorrido posible desde la normalidad democrática. Ignoro si Mariano Rajoy continuará al frente del Gobierno o será decapitado por alguna moción de censura. Ni si tendrá cuajo para aguantar lo que le está cayendo encima. Pero creo que es el momento para que el cuerpo PP, militantes, cuadros y dirigentes, diga si quieren seguir viviendo bajo esas siglas y con esas hechuras.

El PP necesitaba una urgente refundación antes de la sentencia. A partir del 24-M, la entrada en el quirófano es perentoria. Refundación o muerte.

Audiencia Nacional Partido Popular (PP) Mariano Rajoy Moción de censura