Llanto por una refundación que no se hizo

Rajoy podía haber llevado a cabo la refundación del Partido Popular y haber buscado la modernización de la organización y, sobre todo, abrir una etapa sin complejos

Foto: Mariano Rajoy, tras intervenir en el debate de la moción de censura. (EFE)
Mariano Rajoy, tras intervenir en el debate de la moción de censura. (EFE)

¡Ironías de la vida! La mejor intervención parlamentaria de Mariano Rajoy en su larga vida política solo ha servido para que la Cámara le retirara su confianza. Nadie dijo nunca que la vida fuera fácil.

Rajoy es un hombre tranquilo y reflexivo. Supongo lo que estará pasando por su cabeza en estos momentos, liberado ya la enorme presión que ha sido la constante habitual desde que el 20-N del 2011 ganó las elecciones con una amplia mayoría absoluta tras el 'desastre Zapatero'. Para sus fans, la salida del poder es todo menos "justa".

Rajoy ha prestado muy serios servicios a España. El primero y fundamental fue salvar al país de la intervención europea cuando todo el mundo le pedía que solicitara a la 'troika' se hiciera cargo del país como antes Irlanda, Grecia y Portugal. Aguantó y ganó. Se enfrentó al golpe de Estado catalán como pudo —ciertamente timorato— y finalmente no ha podido sobrevivir a los casos de corrupción básicamente de la época Aznar. No supo, no pudo o no quiso hacer un corto visible con la herencia recibida. En el pecado lleva la penitencia. La paulatina degradación de su liderazgo entre la opinión pública —básicamente por los ataques constantes de buena parte de la opinión publicada— le hacían aparecer en los últimos meses como un 'tapón' arrinconado en su propio laberinto. Nunca creyó en la comunicación y aún despreciaba los juegos mediáticos.

Podía haber llevado a cabo la refundación del Partido Popular y haber buscado la modernización de la organización y, sobre todo, abrir una etapa sin complejos entre nuevos líderes sin pasado y sin ataduras. Acondicionar al PP para el nuevo tiempo. No lo hizo y las nuevas generaciones lo veían como una antigualla.

Ese que podría haber sido su gran legado ahora ya no será posible hacerlo bajo su mando. Tampoco sabemos si hay tiempo para ello o si la aparición con gran fuerza de Ciudadanos y terminará por mandar al averno las siglas de una formación clave desde la restauración democrática.

La historia le juzgará. Como a todos.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios