La "purga" made in Sánchez

Los cadáveres internos que su principal edecana Carmen Calvo ha dejado en el PSOE son incontables. Ahora se suman la diputada Rodríguez y el diputado Barreda

Foto: El expresidente de Castilla-La Mancha y actual diputado socialista en el Congreso, José María Barreda, conversa con la portavoz del partido en la Cámara Baja, Soraya Rodríguez, en una imagen de archivo. (EFE)
El expresidente de Castilla-La Mancha y actual diputado socialista en el Congreso, José María Barreda, conversa con la portavoz del partido en la Cámara Baja, Soraya Rodríguez, en una imagen de archivo. (EFE)

Me dice un veterano socialista. "Si a Sánchez le quitas el poder…¿qué queda?".

Nada, responde él mismo. Yo añadiría otra cosa más, gasto. Mucho gasto corriente, ordinario.

Bien. El todavía presidente Sánchez ya se aplica a sí mismo el principal consejo de su 'Manual de resistencia': liquidar al adversario.

Para empezar y como aperitivo ejecuta en el Grupo Parlamentario a Soraya Rodríguez, aquella estrecha colaboradora de Alfredo Pérez Rubalcaba, y al castellano-manchego, José María Barreda, que también lo fue de José Bono. A la dama vallisoletana la apea de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y al expresidente lo saca de la Diputación Permanente que, traducido a la vida normal, significa menos euros y menos confianza.

A Sánchez siempre le ha privado, quizá porque tiene algún complejo oculto, que le consideren el rey del machito allá donde se encuentre

¡Que se vayan preparando otros más conspicuos! Si Pedro Sánchez gana las elecciones, y lo que es más decisivo a todos los efectos, logra mantener el poder, será difícil que obvie la tentación de hacer de un partido cuasi bicentenario un huerto donde solo podrán cultivar las verduras aquellos que dispongan del certificado 'sanchista'. Es una manera de entender el poder político, liquidando a los que no te bailan el agua. A Sánchez siempre le ha privado, quizá porque tiene algún complejo oculto, que le consideren el rey del machito allá donde se encuentre. Le gustan tanto las "purgas" casi tanto como le disgusta que pongan en cuestión su valía. Las primeras "purgas" se produjeron en el interior del PSOE después de que ganara las primarias. La segunda gran purga se produjo en RTVE para lo que buscó a una señora que desprecia todo lo que ignora. Eligió guillotinadores promiscuos que tienen nombres y apellidos. La primera y sustancial, Begoña Alegría, aquella muchachita que aprobó de aquella manera sus "oposiciones" a la empresa pública cuando estaba en Valladolid. Simplemente, hubo que ver el programa LD del propio día 15. Sin pudor alguno. Con activistas políticos 'in action'.

Los cadáveres internos que su principal edecana, Carmen Calvo, ha dejado en el PSOE son incontables. Ahora se suman la diputada Rodríguez y el diputado Barreda.

Un cementerio monumental y grandioso.

Palo Alto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios