La derecha busca canal de televisión

El presidente del PP no puede llegar a la jefatura del gobierno sin contar con una plataforma televisiva que, al menos, sea neutral y no padezca el síndrome del complejo

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

El Partido Popular se equivocó mundialmente en los temas de comunicación y, específicamente, en los asuntos relativos a la televisión.

Salvaron a La Sexta y Cuatro de un desastre económico y divulgativo y a cambio no recibieron otra cosa que desdén, inquina y manipulación. Nunca se hicieron con el control de RTVE –vean la lista de comunicadores y tertulianos que entonces predicaban- y, lo más grave, entregaron a los obispones de Fernando Giménez Barriocanal una concesión de TDT de espectro nacional con la que a las primeras de cambio les apuñalaron (con esa daga sibilina y dolfiana tan propia que atesora el jefe de la pasta de la Iglesia). Optaron por comunicadores blanditos que les permiten poner una vela a Dios y otra a Lucifer. Resultado: desastre en audiencias y KO en las cuentas que cubren con los cepillos que llenan las viejecitas que van a misa.

El centro-derecha, muy específicamente el Partido Popular, está huérfano de voces, aunque hay ecos hay abundantes. A Mariano Rajoy estos asuntos le importaron una higa…Así le fue. A Pablo Casado no. Sabe que no puede llegar a la jefatura del gobierno sin contar con una plataforma televisiva que, al menos, sea neutral y no padezca el síndrome del complejo. Y si llegara tampoco podría aguantar las embestidas de esa brunete mediática hoy pro-gubernamental mientras estén los suyos.

Para ese menester, se me antoja, podrían contratar a José Miguel Contreras, el ideólogo socialdemócrata de la izquierda que tan magros resultados ha cosechado en su existencia. No tienen fácil hacer una Fox a la española o copiar las fórmulas existentes en Europa. En primer lugar, porque no hay espectro, aunque sí mercado. Y en segundo lugar porque treinta años después de la caída del Muro de Berlín –derribado por las manos de los ciudadanos que habían probado las recetas del comunismo y no por los tanques de la OTAN, recuerden- la falsa superioridad moral de la izquierda es algo más que un postulado.

Se te acumula el curre, Pablo Casado.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios