Obrador: España como excusa

Me sorprende que López Obrador no haya mandado cartas a Donald Trump exigiendo la devolución de Texas o que pare en seco sus pretensiones sobre el Muro

Foto: Andrés Manuel López Obrador. (EFE)
Andrés Manuel López Obrador. (EFE)

El Papa Francisco —sin el asesoramiento (que se conozca) de Fernando Giménez Barriocanal— ya pidió perdón por las "atrocidades" cometidas por la Iglesia durante la conquista y colonización y gracias a la cuales él ha podido llegar a ser el jefe de la Iglesia Universal. Deben estar temblando en su tumba fray Bartolomé de las Casas, fray Junípero Serra y fray Bernardino de Sahagún, entre otros.

Más entendible y no necesariamente con justeza histórica es lo del populista López Obrador —uno de los pocos jefes de estado iberoamericanos que le parece bien lo de Venezuela— porque ante la evidencia de que ha renunciado por completo a la transformar económica y socialmente un país como el suyo —por incompetencia— ha decidido envolverse en la bandera típica de los populistas para justificar la presencia de su agraciada esposa en el poder. Esa excusa tiene nombre: España.

Me sorprende que López Obrador no haya mandado cartas a Donald Trump exigiendo la devolución de Texas —'Remember the Alamo'— o que pare en seco sus pretensiones sobre el Muro. Le ha sido más fácil remitir misiva a Somontes, entre otras cosas, porque estando como está el percal en este país sabe que la sangre no llegará al río. Solo "Podemos" le ha seguido la corriente y en esas estamos.

Supongo que el mandatario mexicano se habrá dicho y con razón: si los propios españoles no respetan, ni reconocen, ni aceptan, ni quieren su Historia; por qué demonios voy a hacer yo ese ejercicio. ¡Andele! Con un par.

Algunos aquí se han prestado a repartir argumentos a favor de la colonización y las "leyes de Indias" como si el exabrupto tuviera alguna consideración racional. Todo el mundo que sabe leer conoce que lo que sucedió por aquellos pagos —magníficos y siempre irredentos— fue un mestizaje sobre la cruz más que por la espada y, al final, por las pasiones humanas. Verbigracia, Hernán Cortés y sus amores por Malinche.

En la España actual resurgen los polvos de la Guerra Civil. En el país entrañable que es México lo tienen peor: en el palacio de gobierno DF ha renacido la momia de Moctezuma.

¡Acojonante!

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios