El Papa y los obispos españoles

Lo sustancial para un militante católico no es Bergoglio, sino que el Papa profese el hábito de San Ignacio o San Francisco. Cierto es que la Iglesia de Roma ha quedado en la marginalidad social más absoluta

Foto: El papa Francisco. (EFE)
El papa Francisco. (EFE)

Leer a Luis María Ansón preguntarse ¿qué se ha creído el Papa? da cabal idea del carajal de 'auctoritas' en el que anda metida la Iglesia Católica, que teóricamente dirige Jorge Mario Bergoglio. Ansón, confeso católico, apostólico y romano.

Lo sustancial para un militante católico no es Bergoglio, sino que el Papa profese el hábito de San Ignacio o San Francisco. Algo, en efecto, debe fallar en la conexión España/Vaticano cuando el jefe de la Iglesia Universal se pronuncia con esa falta de deferencia hacia un país con un ADN de nobleza histórica hacia la Iglesia. Da la impresión de que el Romano Pontífice desconoce lo que por aquí sucede y que los que deberían informarle están mascullando jaculatorias no se sabe bien a quién.

Cierto es que la Iglesia de Roma ha quedado en la marginalidad social más absoluta. Sus gentes de base, extraordinarias en la solidaridad y el ejemplo, miran con recelo a los prebostes que bendicen que en sus empresas aniden gentes sin el más mínimo escrúpulo y, sobre todo, se aprovechen del manto beatífico para sacar provecho. ¿Cómo es posible que un personaje tan bajo sospecha como Pedro Antonio Martín Marín, protegido por Fernando Giménez Barriocanal y Rafael Pérez del Puerto, continúe como jefe de la Fundación COPE? Anda un juez con datos buscándole las cosquillas por sus trampantojos en la Comunidad de Madrid.

Jaime de Marichalar (2d), junto a Pedro Antonio Martín Marín (d), en una imagen de archivo. (EFE)
Jaime de Marichalar (2d), junto a Pedro Antonio Martín Marín (d), en una imagen de archivo. (EFE)

El catolicismo, dijeron, es una religión ecuménica, y es un hecho histórico manifiesto que la mitad de los católicos del mundo hablan español, entre ellos, el papa Francisco. No ha tenido reparo el vaticano en nombrar arzobispo de Tarragona al cura Joan Planellas que, como bien sabe Albert Boadella (este sí luchó contra el franquismo) y su mujer Caminal, más que un sacerdote de Cristo se ha distinguido por ser un apologista de Puigdemont y el racista Torra. ¿Negaron los sacramentos a los cristianos que no comulguen con el independentismo? He escrito antes lo del "ecumenismo". ¿Hay algo más contradictorio con lo anterior que pretender dividir a los fieles por cuestiones de territorio? ¿Acaso Ricardo Blázquez —¡Blázquez vete ya!—, presidente de la Conferencia Episcopal Española no ha tenido nada que decir en Roma ante este nombramiento?

¡Es de aurora boreal! ¡Qué baje Dios y lo vea!

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios