Calviño reconoce que viene el lobo, ¡que ya es decir!

Se ha olvidado el 2008, cuando Zapatero negaba la evidencia y al final hubo meses en el que se tabulaban 300.000 desempleados nuevos cada mes

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

Este post está íntimamente relacionado con el anteriormente titulado la "España del braserillo". Envueltos en espectáculos dignos de la mejor versión de 'Zimbabue', la economía —como reconocen los que tiran de ella, los empresarios— es la gran olvidada dentro de ese gran y extendido alzhéimer que padece la sociedad española actual.

Se ha olvidado el 2008, cuando Zapatero negaba la evidencia y al final hubo meses en el que se tabulaban 300.000 desempleados nuevos cada mes. Ahora, la inexistente ministra de Economía 'Nada' Calviño al menos viene a reconocer que hay que preparar fiscalmente al país para una eventual crisis económica. Engaña porque es consciente —es algo que se puede leer en cualquier digital de medio pelo— de que no será "eventual" sino algo real que se sustancia después de que el BCE hable de "enfriamiento" de la economía.

Pues bien, salvo los que tienen que pagar nóminas a sus expensas —algo que no hace ni ha hecho nunca ningún miembro del gobierno socialista, no digamos los chicos(as) de Iglesias— nadie está interesado en proponer algo serio acerca de cómo paliar el "enfriamiento". La izquierda cree —como en 1917— que basta con estirar las posibilidades del Estado como "padrecito" que salvará a las muchedumbres de todos sus males.

Algunos empresarios privados de muchos ceros suelen verse con Pedro Sánchez porque no les queda otro remedio. Suelen ser muy prudentes —que se lo pregunten al siempre inquieto e inquietante Entrecanales— y en lugar de poner el dedo en las llagas se limitan al peloteo que tanto agrada al muchacho del doctorado.

Y en esas estamos…

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios