¿Abstención? ¡Gobierno de coalición!

Hace ya años que las mejores cabezas del país, las más objetivas y las menos sectarias, pidieron un gobierno de coalición de amplio espectro

Foto: Pedro Sánchez en rueda de prensa en Bruselas. (EFE)
Pedro Sánchez en rueda de prensa en Bruselas. (EFE)

Está la muchachada de Pedro Sánchez harto desatada pidiendo la abstención de los dos principales partidos de oposición para que pueda pasar el trágala de investidura y formar gobierno.

¿Recuerdan? ¡No es no! Qué ironías tiene la vida y aún más la vida política. Creo que la política, en efecto, está para servir los intereses generales de los ciudadanos; en ningún caso, para hacer mediciones respecto a quién tiene el latiguillo más largo. Es difícil, sin embargo, escribir derecho con renglones torcidos.

Hace ya años que las mejores cabezas del país, las más objetivas y las menos sectarias, pidieron un gobierno de coalición de amplio espectro. Por ejemplo, cuando la gran crisis financiera/económica que a punto estuvo de llevarse España por la alcantarilla. Puede decirse que esa circunstancia económica ahora es algo mejor, sin duda, pero hay otra crisis de grandes proporciones que tienen que ver con la permanencia del Estado. Sánchez padece ahora los errores de egoísmo y bisoñez. Si los dirigentes españoles tuvieran otra pasta, no estarían discutiendo acerca de la “abstención”, no. Estarían negociando un gobierno de amplio espectro que pudiera encarar los muchos y graves problemas que tiene planteados el país. Ya hemos abandonado toda esperanza con Dante a la entrada del V Infierno. Desgraciadamente para nosotros los contribuyentes/ciudadanos.

El presidente –todavía en funciones, ¡largo me lo fiáis!- sabe a esta hora que le será difícil sacar una mínima reforma con sus 123 diputados. Quiere que le vote EH Bildu pero si que se note; casi igual que Ciudadanos que recaba apoyos de Vox pero a escondidas. ¡Oiga, que estamos ya muy mayores para tan estultos ejercicios! Sánchez pagará muy caro lo de Navarra, incluso, internamente donde todo el mundo parece estar en primer tiempo de saludo, pero la bilis se masca dentro.

Un gobierno de coalición 'estrictu sensu' no es la alianza PSOE/Podemos. Un gobierno de coalición sería aquel que representara al 80 por ciento de la población sobre la base de un programa que enfrentara estos problemas, 'veri gratia': unidad nacional; educación; pensiones; productividad; relanzamiento y modernización económica; consenso exterior; pacto del agua; pacto por la despoblación…Y ahí me quedo.

Para ello se requiere “nivelazo”. Redaños, conocimientos técnico/históricos, generosidad, altura de miras, calidad en los liderazgos y sentido de Estado…¡Casi ná!

La abstención, en el supuesto imposible de llevarse a cabo, sería pan duro para hoy y mucho hambre para el día siguiente.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios