¿Vivimos por encima de nuestras posibilidades?

La izquierda gobernante suele olvidar algo obvio. Que nadie puede dar lo que no tiene. Y que el déficit no es algo que los acreedores olviden fácilmente

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

La respuesta es SÍ. Alguien me dirá que me he puesto muy pelma con el tema de la deuda soberana del Estado. Es un asunto capital. Para el hoy y para el mañana. Recuerdo la cifra histórica alcanzada a finales del mes de junio: 1 billón, doscientos mil millones largos (1.200.000) de euros.

Solo los intereses de la misma superan los 35.000 millones anuales, un agujero considerable que aumenta cada día por el crecimiento en la prima de riesgo y una eventual subida de los tipos de interés. Dicho por corto y por derecho: el Estado, que somos todos, gasta mucho más de lo que produce (recauda) y, por lo tanto, vive por encima de sus posibilidades. También hay deuda privada, que se acortó durante la crisis, pero vuelve a subir. ¿Vive la sociedad española en general por encima de sus posibilidades? La respuesta es Sí. Unos más que otros, naturalmente.

Todas las naciones serias del mundo libre —obviamente, no hablo de Venezuela, ni Cuba, ni Corea del Norte, ni de Bolivia— se están preparando concienzudamente para la crisis que enseña el bigote. No parece que a los que debería preocupar más el asunto anden cuitados por unas cifras macro que asustan cuando se analizan con frialdad.

La izquierda gobernante suele olvidar algo obvio. Que nadie puede dar lo que no tiene. Y que el déficit no es algo que los acreedores olviden fácilmente.

Es muy español agarrarse al: "El que venga detrás, que arree". Porque los que vienen detrás son nuestros hijos y los nietos que aparezcan por este lar cuarteado, reseco y en donde la ausencia de valores éticos resulta especialmente llamativa.

España arde, y Sánchez tocando la cítara.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios