De la bici al coche oficial, de la mochila a la cartera

El nuevo 'status' de Pablo Iglesias está provocando que compañeras (os) de viaje no le reconozcan ya como su jefe ni a él ni al resto de la camarilla apoltronada en el poder

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

La semana en el Congreso de los Diputados ha dejado algunas muescas de que el viejo parlamentarismo que venía a derruir a martillazos (como los alemanes hicieron con el Muro de Berlín en busca de pan y libertad ) sirve, al menos, para sustanciar algunas evidencias.

-¡Le veo bien, señor Iglesias, le veo bien!, espetó un mordaz Garcia Egea al flamante vicepresidente Iglesias... Ha pasado usted de la bici al coche oficial, de la mochila a la cartera…Sin ningún mérito, mientras, se han perdido 30.000 puestos de trabajo para las mujeres, 22.000 para los jóvenes y 10.000 entre los agricultores…¡Le veo bien! El interpelado, feliz porque no le mentaran la bicha (los pagos venezolanos, bolivianos e iraníes, algo que le saca de quicio), agradeció al popular la ironía y la “ausencia de insultos”. Lo de los insultos y descalificaciones lo dijo él, Pablo Iglesias…¿Recuerdan?

Rió feliz el “delegado de Maduro” (Espinosa dixit) ante el hecho de que un diputado en la oposición reconociera su nuevo “status” oficial, económico y social por el que tanto ha peleado y en el que tanto éxito ha tenido. Claro, que todo tiene su aquél y ese “status” está provocando que compañeras (os) de viaje no reconozcan ya como su jefe a Pablo Iglesias y el resto de la camarilla apoltronados en el poder y todos sus corolarios. Ahí está la tigresa andaluza echando espuma por la boca y el anticapi Urbán, aunque ni la primera ni el segundo parecen muy dispuestos a dejar sus escaños, es decir, el sueldo muy por encima del SMI, algo que les daría más “auctóritas” ante sus mesnadas.

A Iglesias, Teresa Rodríguez, Miguel Urbán y el resto que se descuelgue le tienen al pairo. Él ya es Vicepresidente, ordena, manda y dirige la hoja gubernamental como ha quedado de manifiesto en el turbio asunto venezolano. También a Lenin y a Stalin les salió Trosky. ¿Y qué? El asunto es si a los millones de votos que le han llevado hasta donde está les hace gracia su nuevo 'status' o tienen conciencia de que les ha utilizado.

Tardaremos bastante tiempo en saberlo. Si es que lo sabemos…

Yo también veo feliz a Iglesias. Tiene un jefe (teórico) que interpreta la versión socialdemócrata (sic) y para él queda en exclusiva la versión comunista.

Palo Alto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios